Siganos en nuestras redes

siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube siguenos en facebook sígueme en Instagram siguenos en facebook

miércoles, diciembre 19, 2018

Para los que no quieren morir en las carreteras

Las carreteras  se han convertido en el cementerio más grande del país. Por algo somos una de las naciones con más alta tasa de muertes por accidentes en el mundo.
Con una media de casi 10,000 accidentes de tránsito al año, la mortandad ha sido grande porque todavía los conductores siguen siendo los que menos cuidan sus vidas.
En apenas dos semanas, 1,600 personas tuvieron que ser llevadas con heridas y lesiones de distintos grados a tres hospitales traumatológicos del país tras ser víctimas de accidentes de carretera. Habría que ver cuántos otros fueron a parar a las emergencias o salas de cuidados intensivos de otros hospitales y clínicas en el mismo período.
La principal causa de tanta mortandad es la imprudencia, a la que puede acercársele la impericia de los conductores o la prepotencia abusadora con que algunos choferes de guaguas, patanas o camiones, se lanzan a las vías, creyéndose amos y señores de ellas y con licencia para violar normas del tránsito, porque nada les pasará.
Otras causas preponderantes son la ebriedad o la drogadicción de quienes conducen vehículos. Y, en gran medida, la alta velocidad en lugares donde debe primar la prudencia.
A los que quieran salvar sus vidas en las carreteras, este es nuestro mensaje: ejerciten la cordura. No permitan conducir a altas velocidades. Cedamos el paso a otros vehículos y a los peatones. No pretendamos llegar primero ni meternos a contravía en las carreteras. No beban alcohol ni chateen con los celulares mientras tienen el guía entre sus manos. Extremen las precauciones en curvas o en las bajadas pronunciadas.
Traten de no llevarse el mundo por delante en las carreteras. Porque, con toda seguridad, podría resultar todo lo contrario. Esforcémonos, entonces, por anteponer la mesura y la cordura a toda tentación que nos impulse a violentar las reglas y leyes del tránsito.
Solo así, y con la protección de Dios, sobreviviremos al maleficio de las carreteras.
Tomado del editorial de
Para los que no quieren morir en las carreteras
de la fecha ;-
Print Friendly, PDF & Email