Siganos en nuestras redes

siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube siguenos en facebook sígueme en Instagram siguenos en facebook

miércoles, agosto 15, 2018

PRM luce partido por el verde

La reciente marcha política de los verdes tiene un rastro que develiza los manejos tras bastidores. Hay luces y verdes sombras en ese proyecto que flota en la emocionalidad del dominicano comprometido que camina tras un reclamo sin saber cuando se es marioneta o protagonista.
Respaldo las manifestaciones de protesta. Sirven para fortalecer las libertades públicas y reflejan el sentimiento de los ciudadanos. La Marcha Verde es en sí misma un espacio donde caben todas las exigencias, por extravagantes y absurdas que parezcan. Como es el caso del reciente evento.
La Marcha Verde, como es un evento presuntamente espontáneo, puede ser manipulado por intereses organizados y permite que se cuele la ambición variopinta. El PRM, por ejemplo, que pareció ocupar lugar preferente, también mostró que los dos partidos que viven juntos asistieron separados a la reunión. Los de Hipólito ni de cerca se les vio, no obstante Mejía ser el más verde de los políticos por ser un agricultor calificado.
Hipólito temió que le recordaran que fue quien trajo a Odebrecht o que le reclamaran su activa participación para que se aprobara la danilista Ley de Partidos.
En las sombras del evento está que el PRH pareció capitalizar la marcha, aunque los organizadores alegan que son apartidistas permitieron que los abinaderistas pudieran   campar a todo lo ancho y largo de evento. Los ciudadanos con los verdes están atajando para que una aspiración presidencial ataje.
A mi juicio la marcha fue exitosa. Aunque plantearan el absurdo millón y solo asistieran de 20,000 a 50,000, allí hay un testimonio para estudio. La case media se moviliza. Está cerca del tema. Mujeres de todas las edades, niños, gente en sillas de rueda y con muletas estaban con el mismo entusiasmo que los adolescentes, que no saben para que están, pero la chercha es buena.
Los participantes, colgando del cuello llevaban todo tipo de reclamos, como si fueran el muro de los chicles de Seattle con tamaños y sabores diversos. Digamos que eran ambulantes dazibaos con tipología digital acusando  a todos  y todos. Una gran muestra de creatividad contra el Gobierno con mucho humor popular y mensaje disperso.
La Marcha Verde exhibió músculos que desafiaron la lluvia y el calor de agosto. Podemos ser ciegos, pero oímos. Al evento hay que tomarlo en la intención. Hay una fuerza espontánea que habla.
También sirvió como radiografía del PRM: una división de origen.
Por Alfredo Freites ;-
alfredofreitesc@gmail.com

Print Friendly, PDF & Email