Siganos en nuestras redes

siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube siguenos en facebook sígueme en Instagram siguenos en facebook

miércoles, junio 20, 2018

¿Quién era quién en la conjura del 30 de mayo?

A diferencia de cuanto creen algunas personas, la conjura del 30 de mayo no fue un hecho fotuito ni mucho menos improvisado. Se trató de una trama política bien estructurada, conformada por un grupo de hombres unidos mediante estrechos vínculos consanguíneos o de sagrados lazos de compadrazgo y leal e inquebrantable amistad. Tal situación explica el hermetismo que existió en torno al objetivo fundamental del complot, cosa que impidió que el mismo fuera descubierto por el eficaz sistema de espionaje de la dictadura.
Para facilitar el conocimiento interior de la conspiración, procedí a identificar su estructura en tres grupos o núcleos que, a su vez, tenían otras ramificaciones. Sabemos que, de ese grupo de héroes, quienes por primera vez comenzaron a fraguar la forma más eficaz y segura de acabar con el tirano fueron: Juan Tomás Díaz y Antonio de la Maza, cada uno de los cuales logró conquistar a otros miembros de sus familias, así como a amigos muy cercanos. Al cabo de poco tiempo, De la Maza conversó con Salvador Estrella Sahdalá, amigo fraterno, y tras comprobar que ambos estaban en los mismos aprestos, decidieron unificar esfuerzos. A continuación, los nombres de los paladines a quienes debemos la erradicación física del tirano.
El grupo de Moca. Estaba integrado por Antonio de la Maza Vásquez, y sus hermanos Ernesto, Mario, Bolívar y Pablo, además: Eduardo Antonio García Vásquez y su hermano Bienvenido, Luis Manuel Cáceres Michel (Tunti) y Miguel Angel Bissié Romero. El grupo de Salvador. Lo componían Salvador Estrella S., el teniente Amado García Guerrero y Antonio Imbert Barrera. En las reuniones celebradas en casa de la familia Estrella-Mueses también participaban César Estrella Sadhalá, Máximo Mueses y el ingeniero Rafael O. Castillo (a) Muñeco. El grupo político. Estaba conformado por Juan Tomás Díaz Quezada y su hermano Modesto. Asimismo, por Luis Amiama Tió, Pedro Livio Cedeño, Roberto Pastoriza Neret, Huáscar Tejeda Pimentel, Miguel Ángel Báez Díaz y su hermano Tomás, Manuel de Ovín Filpo y el mayor general José René Román Fernández. Una vez muerto Trujillo, este último -bajo la supervisión del general Díaz- debía poner en acción el sub grupo militar para tomar control de la maquinaria del régimen. El grupo de “Mr. X”, era un ramal del “grupo político”. “Mr. X” era la clave con que las comunicaciones oficiales del Departamento de Estado aludían a Juan Bautista (Gianni) Vicini, con quien colaboraban Ángel Severo Cabral, Donal Reid Cabral, Andrés Freites Barreras, Luis Manuel Baquero Domínguez y Jordi Brossa, entre otros.
Algunos datos importantes. Miguel Ángel Báez Díaz, primo de Juan Tomás, fue quien el martes 30, cerca de las 5 de la tarde, informó a De la Maza sobre un viaje inesperado de Trujillo hacia San Cristóbal. Luego, esa misma noche, en dos ocasiones Miguel Ángel se trasladó a la avenida George Washington para confirmarle a sus compañeros que el hombre iría a San Cristóbal. Originalmente, los hombres de la avenida eran nueve, divididos en tres vehículos; pero como hubo que adelantar los planes y actuar precipitadamente, solo siete llevaron a cabo el atentado. Los primeros en dispararle a Trujillo fueron De la Maza y García Guerrero. Este era primo de Urania Mueses, esposa de Salvador Estrella; y como miembro del Cuerpo de Ayudantes Militares, fue García Guerrero quien proporcionó al grupo la valiosa información en el sentido de que, cada miércoles, Trujillo viajaba a San Cristóbal, sin escolta militar. Miguel Ángel Bissié, concuñado de De la Maza, fue quien recortó las escopetas utilizadas en el tiranicidio. Ovín Filpo, por su lado, preparó potentes cartuchos especiales utilizados esa noche. Eduardo Antonio García Vásquez fue una figura clave del grupo de Moca. Había redactado una suerte de manifiesto político que sería leído a la población a través de una emisora de radio, dando cuenta del ajusticiamiento de Trujillo y de los propósitos ulteriores de la conjura. Junto a Ernesto y Mario de la Maza, García Vásquez viajaba los miércoles a la capital para participar en la emboscada que se tenía planificada pero, debido a que inesperadamente el tiranicidio tuvo lugar un martes, el hecho los sorprendió en Moca. De los hombres de la avenida, solo Antonio Imbert Barrera salvó la vida; mientras que del grupo de Moca, sobrevivieron Antonio García Vásquez y Miguel Ángel Bissié (quien todavía vive). Del grupo político, Luis Amiama Tió y De Ovín Filpo no cayeron en las garras del terror trujillista; y del grupo de “Mr. X”, ninguno de sus integrantes fue detectado por los organismos de seguridad del gobierno.
Nota aclaratoria: la lista que antecede no es definitiva, aunque ha sido elaborada en función de documentos fidedignos que he podido examinar. La conjura del 30 de mayo tuvo no pocos adeptos y simpatizantes. Gracias a la sensibilidad y solidaridad patrióticas de varias familias, algunos de los conjurados (incluyendo actores directos) pudieron eludir la feroz persecución de los agentes del temible Servicio de Inteligencia Militar y así salvar sus vidas.
Por Juan Daniel Balcácer ;-
jdbalcacer@gmail.com

Print Friendly, PDF & Email