Siganos en nuestras redes

siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube siguenos en facebook sígueme en Instagram siguenos en facebook

martes, febrero 27, 2018

▶️ Vivir sin patria es vivir sin honor

Este apotegma, sencillo y rotundo, del fundador de nuestra nación, Juan Pablo Duarte, debería resonar hoy en las mentes y los corazones de todos los dominicanos al conmemorarse el 174 aniversario de nuestra independencia de Haití.
En él quedaba encerrada toda la frustración emocional y personal que sentían los dominicanos en la mitad del siglo 19 al tener que vivir sojuzgados por un poder político y militar extraño, el haitiano, que pretendió suplantar las esencias culturales de un pueblo, inoculándoles otras totalmente incompatibles con nuestra idiosincrasia.
Vivir sin patria es vivir sin honor cuando nos rige un tutelaje nocivo, por lo regular abusador e indolente, que le suprime al nativo sus valores más fundamentales: su libertad, su derecho a pensar distinto al discurso impuesto y dominante, su derecho a sembrar y hacer parir la tierra de frutos, su derecho a establecer las leyes y normas que regirán su sociedad y, en definitiva, su derecho a la soberanía.
Si los dominicanos no asumen, a plena conciencia, el valor de esta sentencia moral duartiana, vivir sin honor será su fatal destino.
Tenemos que evitar entrar en los caminos que conducen a ese indecoroso derrotero. Y parecería que estamos a pocos pasos de ese abismo.
Si no defendemos los símbolos patrios, si no tenemos presente cada día la razón que impulsó a los gestores de la independencia a lanzarse a esta apoteósica lucha, si no hacemos causa común con los ideales que sustentan la fundación de la República, si dejamos de respetar nuestras propias leyes y permitimos que otros la ignoren o las desnaturalicen, entonces nos acercaremos más, irremisiblemente, a ese precipicio.
Que este sea un día para reafirmar nuestra voluntad nacionalista. Nuestra decisión de vivir en nuestra patria y con honor, aunque padezcamos limitaciones y sintamos que a veces decaen las fuerzas para sobrevivir con dignidad y orgullo en nuestro propio suelo, que es de nosotros y de nadie más.
Tomado del editorial de
Vivir sin patria es vivir sin honorde la fecha
Print Friendly, PDF & Email