Siganos en nuestras redes

siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube siguenos en facebook sígueme en Instagram siguenos en facebook

miércoles, 7 de febrero de 2018

El trance del Comité Político del PLD y la Ley de Partidos

CASI EN LA PUERTA.- Los periodistas se dieron cuenta de que la reunión del comité Político había terminado, como siempre, cuando salió Jaime David Fernández Mirabal. Este se coloca cerca de la puerta, y desde que se acaban los trabajos, abandona el lugar. No es hombre de conversación sobremesa o crítico de los que comentan la película al final. Tiene urgencia, anda rápido y como si lo esperaran en la casa. Igual los periodistas advirtieron que el encuentro no fue de rutina al entrar y ver la bandeja de los bocadillos sin  una baja. A nadie le dio hambre o se interesó en comer, o sencillamente, no alcanzó el tiempo.
Después apareció Reinaldo Pared con Cristina Lizardo al lado e hizo el resumen. Que no es resumen, sino encubrimiento. Nunca dice del credo ni la mitad. Ni las emociones ni los efectos especiales. Como si los miembros del CP fueran robots y decidieran fríamente. La cita empezó con agrado y parece que el chiste de Margarita Cedeño fue muy bueno, pues hizo reír al mismo tiempo a Danilo Medina,  Leonel Fernández y  Reinaldo Pared. Las fotos y las fílmicas fueron testigos fieles de esas complacencias iniciales. Después, fuego a la lata...
GOLPE CONTRA GOLPE.- El momento cumbre de la reunión del comité Político fue el match entre Leonel Fernández y Felucho Jiménez a causa de las primarias. Unos creen que Jiménez fue irrespetuoso, otros que fue mal entendido. El presidente de la Refinería le dijo al presidente del partido que por culpa suya la organización se estaba quedando sin árbitro, ya que al violentar lo acordado por ese organismo para permitir la reelección del presidente Medina, creó una situación de ingobernabilidad. Recordó que en el encuentro anterior Medina le había tirado la toalla con la consulta a los expertos en asuntos electorales y que el irrespeto a la decisión de la mayoría ponía al PLD en riesgo de una división. Fernández ripostó que Jiménez estaría insinuando su expulsión del partido y reiteró  que su oposición a las primarias abiertas no tenía otra razón que la inconstitucionalidad de la consulta. Fue en ese trance que Monchy Fadul planteó dejar la Ley de Partidos en manos del Congreso Nacional, y que sean los legisladores, sin influencias extrañas, que decidan la suerte y las modalidades  de esa legislación. El chantaje de Fernández,  y no puede llamarse de otra manera,  funcionó, aun cuando no resuelva nada y lo decidido sea un mero cambio de escenario...
BUENA EN LO BUENO.- La reunión del comité Político tuvo buena asistencia, 31 de 35, y los ausentes (Rafael Alburquerque, José Tomás Pérez, José Bidó Medina y Lucía Medina) con excusas aceptables. Incluso sorprendió la presencia de César Pina Toribio, de quien se pensaba estaba en Argentina atendiendo los asuntos propios de su cargo de embajador. Igual fue corta de duración, aunque sí intensa. De 7:10 a 10:35 de la noche. Aparentemente Pina Toribio supuso que sería tratado el nombramiento del nuevo delegado político ante la Junta Central Electoral, puesto que ocupaba, y quiso participar en el debate sobre su sucesor. Que ahora será Monchy Fadul, el hombre fuerte de la OTAN, y quien estuvo el pasado lunes mejor que Junior Lake bateando el jonrón mil de Serie del Caribe. El cambio parece no tener importancia, pero solo si no se tiene en cuenta la correlación de fuerzas dentro del partido. Fadul no solo es coordinador del poderoso, influyente y decisivo grupo de OTAN, sino un hombre del presidente. Diferente a Pina, que sigue las orientaciones de Fernández. Danilo Díaz sigue como delegado técnico y José Manuel Hernández Peguero entra a juego como delegado ante la Dirección de Elecciones...
LA MISMA MILONGA.- ¿Qué pasará finalmente con las primarias, ahora que será decisión de las cámaras y donde el voto de Fernández y Medina no expresan el sentir del partido en su conjunto? Se dejará que la pieza sea conocida por el pleno o se someterá al escrutinio de las bancadas. Desde un principio se dijo que los votos de todos los peledeístas no serían suficientes para aprobar la pieza como un traje medido a sus intereses. Igual existen desde ese mismo principio la expectativa de que el bando de Fernández haga causa común con los partidos de oposición que reprueban las primarias abiertas, aunque tampoco harían mayoría calificada. Empantanar o empantanarse en las cámaras no sería un juego serio, y menos inteligente, si de verdad se quiere superar el impasse y tener Ley de Partidos. ¿Qué conviene más,  volver a la comisión bicameral encabezada por Victoria Yeb o acogerse al consenso último de los presidentes de partidos en reunión conjunta con la Junta Central Electoral? Lo cierto es que los partidos tienen mucha tela por donde cortar, y el problema, cuando no es de tijera, es de sastre. Cada partido quiere ser sastre de su propio traje, sin advertir lo más importante, o lo principal. No será traje lo confeccionado, sino uniforme. Igual tela, diseño y color...
Por Orlando Gil ;-
orlandogil@claro.net.do

Print Friendly, PDF & Email