Siganos en nuestras redes

siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube siguenos en facebook sígueme en Instagram siguenos en facebook

martes, 30 de enero de 2018

El mitin hizo agua

Marcha Verde pudo haber sido el instrumento más idóneo para fortalecer la institucionalidad y corregir desvaríos políticos que han convertido la actividad partidaria en el estercolero que impone este axioma vergonzoso: ¡el que llega pobre a ella --a la política--, sale rico; el que llega rico, sale pobre!
Un movimiento vigoroso que surgió del hartazgo de la gente de la calle ante la falta de respuesta a la corrupción, el enriquecimiento ilícito, el desorden administrativo y la criminalidad, fue desnaturalizado en sus propios inicios por mercaderes de la política más burda que intentaron capitalizar un sentimiento colectivo.
El resultado es el fracaso en que está terminando una iniciativa que debió encender la mecha que provocara reivindicaciones políticas, sociales, económicas, motorizando los cambios estructurales que el país requiere desde hace medio siglo. La demostración de debilidad y falta de apoyo que exhibió el movimiento verde este domingo frente al Palacio Nacional, debió de llenar de vergüenza a sus organizadores.
Lo que pretendió ser una concentración nacional que acarreó gente de todo el país, pudo contarse apenas por escasísimas dos o tres mil personas, aunque algunos obtusos pasados de contentos se atrevieron a gritar por los micrófonos que la asistencia excedía los cien mil participantes.
Lo único que abundó en ese mitin fueron vendedores ambulantes y “descuidistas” --los carteristas de manos de seda--, que “pelaron” a muchos de los participantes, según reportó la Policía.
La “fiesta” de celebración del primer año de la Marcha Verde --coincidiendo con el Día del Patricio Juan Pablo Duarte--, fue desde todos los puntos de vista un verdadero fracaso, una demostración famélica que sólo ha servido para llegar a la feliz conclusión de que el sectarismo político no conduce más que a la división social y que es capaz de frustrar las mejores intenciones.
...Ni siquiera la oposición
El fracaso del domingo fue tan evidente que ni siquiera tuvieron participación algunas figuras conocidas que desde el principio han dado apoyo a esas manifestaciones. Los partidos y agrupaciones opositoras se desvincularon de la actividad, particularmente el liderazgo del PRM que desde hacía meses ponía distancia con el Movimiento Verde.
Ese alejamiento comenzó a evidenciarse desde que la dirección de Marcha Verde colocó entre sus objetivos a algunos de los principales dirigentes del PRM, entre ellos a Hipólito Mejía a quien piden sea procesado por el caso Odebrecht, lo mismo que a su presidente, Andrés Bautista, y a su vocero en la Cámara de Diputados, Alfredo Pacheco, ambos encartados en el mismo expediente.
La mayoría de los pequeños agrupamientos de la oposición más radical también, esta vez, ignoraron la convocatoria verde, y los personajes “independientes” más sobresalientes que habían participado en las anteriores marchas y caravanas, esta vez también brillaron por su ausencia.
Resulta claro que los intereses de esas organizaciones han comenzado a reñir con los propósitos de los verdes que es, evidentemente, provocar un relevo forzoso en el liderazgo de la oposición al PLD, empezando por el PRM que figura en todas las encuestas como alternativa al oficialismo peledeista.
... ¿Qué proyectan los verdes?
El movimiento verde se proyecta absorbido por los grupos más radicales de la izquierda, en especial por Alianza País, de Guillermo Moreno, con quien se perfila coincidente en la mayoría de sus planteamientos.
En un principio, la organización que surgió enarbolando “el color de la esperanza” recibió el apoyo de amplios núcleos sociales y empresariales. Hasta la Asociación de Industrias a través de su presidente, Campos de Moya, admitió que muchos empresarios se habían decantado por apoyar económicamente el movimiento.
Poco después el propio De Moya hubo de admitir que los empresarios habían retirado ese apoyo por las posiciones ambivalentes del movimiento... Y al faltarle ese financiamiento, ahí comenzó la debacle...
El resto ha sido meter una pata tras la otra....
Por César Medina ;-
lobarnechea1@hotmail.com

Print Friendly, PDF & Email