Siganos en nuestras redes

siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube siguenos en facebook sígueme en Instagram siguenos en facebook

viernes, diciembre 08, 2017

La Constitución: Leonel y Danilo

La reafirmación del doctor Leonel Fernández en defensa de la Constitución hay que tomarla como una declaración de principios y aparenta llevar su lucha más allá de la frontera de los pactos bajo la mesa. En esta ocasión su oposición a la reelección de Danilo Medina es bajo el entendido de que vulnerar nuevamente el texto derribaría el régimen de derechos.
Fernández se reeligió en el 2008 pero no tuvo que modificar la Carta Magna para hacerlo y, no obstante tener un chance más para presentar su candidatura para el 2012 -ya que la nueva Constitución se lo permitía-, declinó sus aspiraciones para apoyar a Medina quien luego conquistó legisladores para cambiar el contenido de la Constitución y poder reelegirse.
La actual Constitución tiene un asterisco que limita las aspiraciones continuistas de Medina, pero una convocatoria del Congreso, como la del pasado cuatrienio, podría barrer ese obstáculo que es del alto del dinero que se requiera.
Nuevamente los líderes del PLD están parados de frente, ahora en la estación de la Ley de Partidos. Las primarias abiertas son otro punto de encuentro donde se disimula el antagonismo de las aspiraciones recíprocas. Leonel quiere volver, Danilo se quiere quedar. No hay más nada que ocultar. Fernández tiene el derecho de aspirar mientras que Medina está objetado por la Constitución.
La diferencia entre los dos tiene sus matices. Leonel se apoya en la Constitución y Danilo en el rodillo todoterreno blindado con dinero que tiene aparcado en el Palacio Nacional.
Ya Medina mostró su pericia operando el rodillo reeleccionista, derribando obstáculos y aspiraciones contrarias. Al PRD se lo llevó de encuentro, le destruyó la galería del PRSC (Quique Antún se salvó porque buscó cobijo en la casa de Luis Abinader) y neutralizó a Leonel al darle una bola a su mujer.
La pregunta en la mente de los interesados en la política nacional es si esta declaración de guerra de Leonel Fernández lo empujará a enfrentar el poder o únicamente será pirotecnia jurídica. Estas inquietudes florecen en el estilo del expresidente que es una persona poco dada a confrontar.
El PLD está en los albores de otro aniversario y nuevamente vientos de confrontación se cuelan por debajo de los manteles de la fiesta. No es la primera vez que un desgajo asoma en lontananza. Este cumpleaños podría tener celebraciones separadas. El manejo de las contradicciones sellará el futuro.
Por Alfredo Freites ;-