Siganos en nuestras redes

siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube siguenos en facebook sígueme en Instagram siguenos en facebook

viernes, 8 de diciembre de 2017

Margarita y Temo

A FALTA DE HISTORIA, CANTÓ.- Los periodistas que gustan de un can estuvieron buscando a Euclides Gutiérrez para provocarlo y que este saliera con una de las suyas. La diligencia, no obstante, fue fallida. El Superintendente de Seguros no apareció ni en los centros espiritistas, aun cuando se pensó que por mulato sería un hombre de los centros espiritistas. Sin embargo, la noche del miércoles hizo una presentación memorable: cantó en el encuentro de la Academia Dominicana de la Historia el bolero Todo Me Gusta de
Ti, mejor conocido como Sortilegio, y que Alberto Bertrán hiciera clásico en su voz. Sortilegio, adivinación, todo lo contrario a historia, que se ocupa de lo cierto, de lo sucedido. La situación del PLD, por ejemplo. Gutiérrez no comparece a los medios porque como miembro de la OTAN participó en el último almuerzo y sabe que el ánimo de guerra no es suficiente para ganar batallas. Que las fórmulas de avenencias son difíciles, aunque no imposibles, pues no es lo mismo llamar al diablo que verlo venir. “Cantando quiero decirte lo que me gusta de ti...”, y nunca ochenta años afinaron mejor, a pesar de no tener el fondo de trompeta de la banda municipal de Montecristy...
FORMULA DE MEDIO CAMINO.- Euclides Gutiérrez no pensó que ya en la mañana del jueves dos compañeros del comité Político iban a jugársela hablando por lo pelado de la situación interna del PLD. Temístocles Montás y Margarita Cedeño. El primero Montás. En el programa de televisión Hoy Mismo hizo paso y repaso, y sacó debajo de la manga una carta de colores tan sorprendentes que al ponerla sobre la mesa manchó el mantel. Que Danilo Medina y Leonel Fernández se queden al margen la lucha por la candidatura y se comprometan a apoyar al aspirante que gane las primarias. Si el problema es Medina, o Fernández, quedándose ambos fuera se tendría  solución. O por lo menos la mitad. El resto se resolvería con democracia, consultando a las bases que decidirían entre los nombres que les fueran sometidos. En esa circunstancia, lo de primarias abiertas o cerradas no importaría, pues el ánimo no sería de avasallar, sino de llenar el cometido de un candidato que represente al conjunto y preserve la unidad. Juan Bosch gustaba repetir una metáfora de poetas alemanes: nunca es más oscura la noche que cuando va a amanecer. La sugerencia de Montás no es el alba, pero no hay dudas de que clarea...
REACCIÓN A LA REACCION.- Faltaría saber si la sugerencia de Temístocles Montás es enteramente suya, si la discutió con  otros compañeros o si previamente diligenció endoso. Con la OTAN, por ejemplo. Él estuvo en la última reunión del grupo y fue de los que salió desanimado, pensando que en esas condiciones era difícil convocar al comité Político. ¿Qué bebió y comió entre tanto para apersonarse a un canal y plantear una fórmula tan audaz? Aunque la posición estaba tomada con tiempo, el espacio se gestionó con casi una semana de anticipación y se informó por las redes, creando expectativas. Tampoco se fue por las ramas, dando lugar a nuevas distracciones, sino al tronco. Si el problema eran Danilo Medina y Leonel Fernández, al margen de su ascendiente en el partido, solo a ellos debía emplazarse. Y eso hizo. ¿Cuál será la reacción de uno o del otro? Conociendo temperamentos y formas de manejarse, puede llegarse a conclusiones. El presidente Medina haría observaciones, pero accedería en última instancia. Lo que no podría decirse del expresidente Fernández. Para Medina sería un bajadero, pero para Fernández una derrota disfrazada. Un santiclós sin carruaje ni regaloÖ
¿DE DONDE LO SACO?.- Margarita Cedeño pudo haber conocido la fórmula de Temístocles Montás, pues la comparecencia fue bien temprano. Pero igual no. Lo suyo pudo haber sido propio, y ni siquiera consultado con la almohada. Sin embargo, fue clara, firme y hasta contundente en sus declaraciones. Una funcionaria que no es muy dada a opinar y que se sabe observada en su casa, en el gobierno, en el partido y en la calle no aventura posiciones. Dijo dos cosas, y lo hizo de manera convencida, y con propósito de convencer. No habrá reelección ni tampoco división. ¿Cómo conoce ella el pensamiento íntimo del jefe del Estado o del grupo de sus colaboradores? ¿Le preguntó y este le dio seguridades o su cercanía de poder permite ver señales e interpretarlas adecuadamente? Lo de que no habrá división pudo traerlo de la casa. No puede pensársela como una Claire Underwood, pero está en política, vive en una Casa de Casino (House of Cards) y tampoco se le supondrá  inocente, ingenua y esperando el mango sin sacudir la mata. Si afirmó que no habrá reelección ni división del partido, de alguna parte lo sacó. En todo caso movió fichas, y de  manera tan calmada como una política de raza. Lo suyo no fue sortilegio ni lo dijo cantando a lo Euclides Gutiérrez...
Por Orlando Gil ;-
orlandogil@claro.net.do