Siganos en nuestras redes

siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube siguenos en facebook sígueme en Instagram siguenos en facebook

martes, 26 de diciembre de 2017

A acabar con el clerén

El hecho de que al menos 15 personas hayan fallecido como consecuencia de ingerir una bebida alcohólica llamada clerén, elaborada en forma artesanal y de manera clandestina, debe dar lugar a una exhaustiva investigación y a un levantamiento oficial para determinar los lugares y las personas que se dedican a elaborarla y comercializarla para proceder a su eliminación completa.
Proteger la salud de las personas es una prioridad de cualquier Estado que se respete y vele por su pueblo, por lo que estos negocios clandestinos tienen que ser eliminados sin demora, lo que debe estar acompañado de una advertencia severa a que quienes fabriquen, comercialicen o consuman bebidas que no estén debidamente patentizadas, de que serán detenidos y enviados a la justicia sin contemplación.
La del ron es una de las industrias más viejas en el país y sus redes de abastecimiento y oferta se extienden de forma eficiente en todo el territorio nacional, por lo que nada justifica que quienes quieren tomar aguardiente acudan a este tipo de bebidas que se elaboran sin ningún rigor, en ambientes abiertos y fuera de todo control sanitario.
Ha hecho bien el gobierno en nombrar una comisión para que investigue estas muertes cuya causa está ya establecida, pero quedaría en una mera formalidad si no adopta decisiones claras para impedir la existencia de este tipo de negocios ilegales y peligrosos para la salud como acaba de demostrarse palmariamente.
Liquidar, y en el futuro inmediato impedir la elaboración, venta y consumo de bebidas alcohólicas ilegales y de factura clandestina está plenamente justificado por esta doble razón: hay que proteger la salud de la población y es importante que la industria formal de bebidas alcohólicas, que paga sus impuestos y fomenta fuentes de trabajo, no sea objeto de prácticas desleales, y además, atentatorias contra la vida.
Ningún falso populismo puede interponerse para que en esta oportunidad el Estado no acabe con la proliferación de estas bebidas artesanales que han probado su alto grado de letalidad y su extensión por gran parte del país.
Lamentamos las muertes y esperamos que no registremos ni una sola más por esa causa que estamos llamando a erradicar de forma inmediata y permanente.
Tomado del editorial de
A acabar con el clerénde la fecha