Siganos en nuestras redes

siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube siguenos en facebook sígueme en Instagram siguenos en facebook

viernes, 24 de noviembre de 2017

¡Rendirme no es opción!

La idea tuvo un propósito múltiple: retomar esta columna con carácter circunstancial para dejar la bitácora de una enfermedad letal que pretende arrancarme la vida, pero también como terapia que me anime a no desmayar en una lucha desigual que ataca no sólo los órganos comprometidos sino también el sistema nervioso, altera sensibilidades y deja vulnerabilidades descubiertas.
Por eso, cuando el director, Miguel Franjul, vino a verme y me propuso reasumir la columna, me explicó que el compromiso no tenía que ser diario, sino cuando mis circunstancias lo permitieran y me sintiera lo suficientemente animado para decir las cosas que me quedaban pendientes entre una colaboración y otra. Así lo he venido haciendo y así continuará hasta que concluya mi tratamiento en el New York Presbyterian Hospital.
Desafortunadamente algunos han malinterpretado esas ausencias para conjeturar sobre el agravamiento de mi salud, y en el peor de los casos anunciar falsamente mi fallecimiento. Ni en un caso ni en el otro ha ocurrido así: mi tratamiento de quimioterapia ha continuado avanzando positivamente, los efectos secundarios son cada vez menores y mi estado anímico ha mejorado con el paso de los días.
A principios de la próxima semana seré sometido a una evaluación sobre los avances concretos del tratamiento y sus efectos en los órganos afectados: hígado, pulmón derecho, sistema linfático. Pero la observación especializada a partir de exámenes en sangre, tacto y valores psicológicos han colocado a mi equipo médico en actitud muy positiva.
... Para decir la verdad
Hice el compromiso de decir toda la verdad sobre la evolución de mi enfermedad con el único propósito de quitarle el velo a un padecimiento físico ya casi común contra el que la ciencia médica lleva cientos de años tratando de encontrar alternativas de solución definitiva.
Hasta hace pocos años, el cáncer se consideraba enfermedad incurable. Y aquel que lo padecía así fuera en la uña izquierda del pie derecho, estaba condenado a muerte. Hoy las cosas no son así
Pero en el subconsciente del dominicano, el diagnóstico de cáncer sigue siendo sinónimo de muerte segura. Y a corto plazo.
... Una carta de Aurelio
“Apreciado César: Se  dice que alguien es cabeza de turco cuando es objeto de todo el daño y las acusaciones de las que son culpables o se les presume culpables a otros, de acuerdo con los acusadores.
“Es común que cuando se pretende señalar a alguna persona poderosa y endilgarles maldades y cohechos se escoja a alguien alrededor suyo, un cercano o un supuesto anillo que se anida en su alrededor: del Presidente, por ejemplo. Peralta o Montalvo son las “cabeza de turco” del gobierno.
“He venido observando la andanada de improperios de que vienes siendo víctima en estos días tan difíciles para ti y para los tuyos. Supongo  que, aun cuando eres un veterano  para lidiar y evaluar estos ataques, sufres sus efectos en tus hijos inocentes y ajenos a tu carácter y tu personalidad. Ellos solo  te aman; se sabe que has sido un padre extraordinario.
 “Solo quiero transmitirte lo que pienso de todo este escarnio en las redes y en los medios contra ti. Te han convertido en  Cabeza de Turco del Partido de La Liberación Dominicana y del gobierno. A través tuyo se desahogan, y vierten con frases descarnadas todo el discurso hostil anti PLD y su gobierno. Tu trance  ha sido una oportunidad para sustituir a la oposición en el trabajo que no realizas.
“El anuncio de la enfermedad o de la muerte aturde y sobrecoge. Algo tan propio como cercano; variable común y pendiente a todos y por eso observadas con respeto solemne.
“Solo la pasión política puede explicar que se vulnere la tradición humana de solidaridad y de sincera compasión hacia los tocados.  Satisface que estás consciente de la dimensión abrumadora de las almas que te acompañan en estos momentos inciertos, orando por tu pronto y total restablecimiento. “Recibe mi abrazo solidario”,  Aurelio Guerrero
Por César Medina ;-
lobarnechea1@hotmail.com