Siganos en nuestras redes

siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube siguenos en facebook sígueme en Instagram siguenos en facebook

miércoles, 15 de noviembre de 2017

El PRM siendo PRD

ESO SE VEÍA VENIR.- El PRM quiso llamarse en principio PRD mayoritario, cuando todavía no se sabía cómo le había ido a cada bando en el reparto. Lo de mayoritario se explicaba en tener gabela con su solo nacimiento. El primer resultado electoral le dio cabida al hecho que quería imponer sin prueba. Lo de PRD se descubre ahora al intentar realizar un proceso interno. Al igual que el PRD antiguo no cubre la plaza ni cumple con los plazos establecidos para su convención. PRM siendo PRD. Así que ahora se tiene qué lo qué.
Véase, pues. Los voceros oficiales y de grupos siguen diciendo que todo va bien, y los medios lo publican, aun cuando la realidad sea otra. El run run era tan fuerte que se hizo verdad a fuerza propia. La convención será pospuesta, y el problema ahora no es la fecha, sino cómo decirlo. Aunque de ningún modo sorprenderá, sea que lo anuncien esta semana o la que viene, pues desde el inicio se sospechaba que eso ocurriría. El tiempo es muy corto, el 26 corre y muchas tareas están pendientes, o inconclusas. Tampoco hay mucho dinero, y en este tiempo no puede hacerse política --del género que fuere-- sin recursos. Nada más hay que darse cuenta de que el financiamiento es uno de los temas más difíciles en la Ley de Partidos….
LOS DEMÁS ASUNTOS.- Igual los demás aspectos del proceso. La logística no fluye adecuadamente por incapacidad u olvido de los responsables. Lo peor en política es no recordar a tiempo lo aprendido. El PRM no tiene experiencia en consulta interna, pero sus dirigentes sí la tuvieron cuando eran PRD. Lo bueno, si es bueno, bueno siempre. La comisión organizadora no acaba de aprobar el reglamento, aun cuando dice tener un borrador, y que se sepa, tampoco cronograma. Lo del padrón ¡ay Dios! lo del padrón. Juegan con cifras, como si contaran con un ábaco, pero el propósito es entretener. ¿Cómo pueden darse números si todavía no se depura el nuevo registro? Si es a lo que coja mi bon, la suerte será gitana. La idea debería ser partir de cero, pues de no ser así, la solución será peor que el problema. Por ejemplo, ¿cómo determinar la doble militancia si no se hace el consiguiente cruce de padrones? ¿Se pidió a los demás partidos que presten sus listas de miembros para confrontar y excluir? La diligencia, si se hizo, fue tan clandestina que ni las otras organizaciones se enteraron. Además, ninguno querría dar información que pueda luego servir de cuchilla para su garganta. Cada cual debe medir por sus medios el aceite de su vehículo…
CURIOSO Y DECISIVO.- Resulta curioso que mientras el partido confronta problemas que no son nada del otro mundo, y que con más tiempo --dice-- puede resolver, los grupos avanzan en sus preparativos. Si fuera por ellos, el 26 o antes. Por ejemplo, la gente de Luis Abinader tiene todo un protocolo de selección de sus candidatos a todas las posiciones de dirección. Si se cumple lo establecido en el papel, entre ellos no habrá dificultades. Serán dirigentes los que llenen los requisitos y hagan lo propio. Los seguidores de Hipólito Mejía se decantan por igual. Tienen su protocolo y están en condiciones de aplicarlo. Incluso fanfarronean. Cuentan que sus oponentes le copiaron el procedimiento. La pregunta no se hace esperar, ¿por qué las tendencias tienen maneras y no el partido en su conjunto? Sin duda que los intereses de la facción están primeros y por encima de la circunstancia de la organización. Lo particular antes que lo general. Lo importante es que gane Luis Abinader o Hipólito Mejía y no que el PRM llene, como sería lo justo, las expectativas. Si el partido fuera la instancia principal, estas pujas no tendrían razón de ser y mucho menos serían decisivas. Aunque nadie puede quejarse, puesto que son fuerzas motrices, todo lo mueven y sin ellas no existiría dinámica interior ni vida propia…
FALTA VOCERO.- ¿Qué dirá la comisión organizadora cuando anuncie la posposición de la convención? El punto es interesante, pues los que van hablando bajo cuerda son dirigentes del partido y no necesariamente parte de la coordinación. No se conoce de un acto formal en que la dirección del partido haya entregado el poder o la autoridad a la comisión organizadora. La voz cantante, aunque no se oiga, no es la de Toni Raful, sino la de Andrés Bautista. O en su defecto, la de Jesús –Chu– Vásquez. Nada extraordinario, pero no es lo justo, lo adecuado, lo conveniente. Cuando la prensa refiere la posibilidad de que Bautista y Vásquez continúen al frente del partido, ¿con quién habla? De seguro que no con Raful, y no necesariamente con Bautista o con Vásquez, pero sí con enterados, y para estar en conocimiento de la situación debe serse parte de la cúpula. Ese decir por demás crea confusión, pues nadie lo asume públicamente, y además altera el orden establecido. Los estatutos mandan que cuando un alto cargo procure repetir, esto es, reelegirse, debe renunciar con seis meses de anticipación. Bautista pudo, y no lo hizo. Vásquez también, y tampoco. Tal vez eso sea lo difícil de informar y no la posposición de la consulta. Como la comisión organizadora no ejerce, no hay a quién preguntar…
Por Orlando Gil ;-
orlandogil@claro.net.do