lunes, 24 de octubre de 2016

Potencias dan espalda a Haití

Con información dada a conocer la semana recién transcurrida de que, de un pedido de ayuda de 200 millones para socorrer a la población haitiana tras los efectos devastadores que dejó sobre ella el huracán Matthew, sólo pudieron recolectarse 15 millones de dólares, queda meridianamente comprobado que las poderosas naciones que se ufanan de ser “amigos de Haití”, han dado la espalda y abandonado al pueblo haitiano.
El comportamiento de la Comunidad Internacional tiene a nuestro juicio la lógica que hemos venido denunciando por décadas, de que existe un plan internacional que procura que sea la República Dominicana la que cargue el doloroso drama del pueblo haitiano.
A la Comunidad Internacional y a la élite gobernante de Haití no les interesa resolver los acuciantes problemas de los haitianos en territorio haitiano; les interesa resolver el drama de la población haitiana en territorio dominicano.
Para ello han diseñado una política de migración masiva a través de nuestra inexistente frontera.
La crisis humanitaria tras el paso del huracán Matthew es una oportunidad para aumentar significativamente el nivel del flujo de emigración ilegal sobre la República Dominicana.
He estado en contacto permanente con residentes en todas las provincias fronterizas. Los informes son todos coincidentes: la invasión haitiana es abierta, descarada, de día y de noche, con la complicidad y/o debilidad de nuestros escasos controles fronterizos. La realidad, aunque algunos no quieran entender, es que la élite gobernante haitiana tiene una estrategia muy bien definida: reconquistar la parte este de la Isla Hispaniola sin disparar un solo tiro, de manera pacífica, con la simple movilización de su población hacia la República Dominicana y a través de la llamada “invasión por los úteros”, consistente en que gran parte de sus mujeres puedan parir en nuestro territorio, lo que está ocurriendo sin ningún tipo de control, de manera masiva en todas las maternidades públicas dominicanas.
El abandono de la comunidad internacional sobre Haití demuestra la gran hipocresía de quienes nos acusan internacionalmente de maltratar o perseguir a los ciudadanos haitianos ilegales. La República Dominicana volvió a demostrar, al igual que en el año 2010, en que se produjo el fatídico terremoto en Haití, que es el país más solidario con que ha contado ese desdichado y pobre pueblo.
Fui de los primeros en plantear la solidaridad al pueblo haitiano tras el paso del huracán Matthew.
Sugerí que se hiciera un gran telemaratón en el que el pueblo dominicano y el sector privado pudiera colaborar directamente. El gobierno no lo hizo así. Prefirió hacerlo con dinero público de Estado dominicano, de una manera masiva y rimbombante, lo que produjo la natural reserva y rechazo de muchos de los pobladores dominicanos más pobres de la zona fronteriza que, al igual que los haitianos, padecen de similares carencias.
La élite gobernante haitiana aprovechó el error cometido por el gobierno dominicano de mandar a Haití cientos de miembros del Ejército y la Policía para custodiar la numerosa caravana de patanas y camiones, para descargar su odio y repudio contra nuestro pueblo, rechazando la numerosa ayuda y dándole 24 horas a nuestros hombres de uniforme para salir de Haití. Fue una acción que procuraba la humillación de los donantes dominicanos y que ha llegado tan lejos que, tanto el Senado como la Corte Suprema haitiana, están procurando la destitución del Presidente interino que coordinó la recepción de la ayuda con el presidente Danilo Medina.
En medio de este panorama sombrío contra la República Dominicana, el Jefe del Comando Sur de los Estados Unidos reiteró su advertencia de que la República Dominicana no aguanta más migración haitiana en su territorio.
Cuando leí las declaraciones del teniente general norteamericano puse en mi cuenta de twitter que daba vergu¨enza que fuera un alto oficial norteamericano, Jefe del Comando Sur, el que saliera a dar la cara por nuestro país. Y me preguntaba entonces, y me pregunto en este artículo, ¿dónde están los dominicanos? ¿Dónde está la reacción de nuestras autoridades y de nuestro pueblo ante una invasión tan abierta y masiva que amenaza la existencia misma de la República? ¿Hasta cuándo estará nuestro pueblo y nuestra sociedad aletargados, anestesiados, de espalda a lo que es hoy por hoy la principal amenaza contra la nación que representa el plan de fusión con Haití y la incontenible invasión de haitianos ilegales?
Por el Lic. Vinicio A. Castillo Semán ;-