martes, 19 de abril de 2016

Tarea pendiente de la JCE

La Junta Central Electoral tiene tareas pendientes que debe explicar sin mayor demora en relación al sufragio electrónico que implementará en las elecciones del 15 de mayo, pero jamás subordinar su decisión a los intereses de grupos de presión que buscan retardar el resultado electoral.
Ningún ciudadano bien intencionado debería oponerse a la tecnificación de unas elecciones que lucen bien montadas, a no ser que se busquen motivos para denunciar de antemano sus resultados consciente de que el voto popular no se aviene a sus intereses coyunturales.
Eso, sin embargo, no invalida los reclamos para que se transparente con absoluta pulcritud el nuevo sistema de escrutinio rápido mediante un procedimiento electrónico que ha mostrado eficiencia en Europa y en otros países latinoamericanos, incluyendo Puerto Rico.
En ese tenor, la Junta debe focalizar su atención en un ejemplo puntual que nos plantea un asiduo lector de esta columna, el comunicador y dirigente reformista Jimmy García-Saviñón:
“(...) Para que prosperen, las impugnaciones deben hacerse en las mesas electorales, de acuerdo con la ley. Pero no es posible impugnar una mesa si no ves motivo para ello, y es aquí donde llega mi duda. ¿Cuáles garantías tiene un partido de que los resultados que se escanean en la mesa al pasar las boletas de 25 en 25 sean los mismos que se transmiten a la JCE?”.
¿...Si entra un hacker?
El presidente de la Junta, Roberto Rosario, ha dicho que el cómputo electrónico está blindado contra cualquier intento de penetración maliciosaÖ Pero ninguna tecnología en el mundo puede ofrecer tales garantías. Ni siquiera el Departamento de Estado, víctima muchas veces de los hackers.
Por eso me luce entendible esta observación de Jimmy: “Si un hacker interviene y altera la transmisión de los datos, ¿cómo prosperaría una impugnación si el delegado de la mesa no se entera que los datos transmitidos son distintos a los resultados de la votación?”.
Tal vez la JCE tenga la respuesta que procura el conocido comunicador y dirigente reformista, pero es necesario que explique cada detalle en el menor tiempo, que le dé participación a los delegados de los partidos en estos asuntos y que se edifique debidamente a la opinión pública.
A quien más debe interesar la transparencia del conteo electoral es a la propia Junta --eso lo ha dicho el doctor Rosario muchas veces--, pero no basta la intención cuando de por medio está en juego el poder y todos los intereses que interactúan a su alrededor.
Surgieron las dudas
Las pruebas que hizo la Junta hace unos días sobre el comportamiento del equipo electrónico de votos, no fueron del todo satisfactorias ni siquiera para el propio presidente del organismo. Él mismo declaró posteriormente que hubo fallas que tendrán que ser corregidas.
Por ejemplo, el propio García Saviñón se hace eco de lo que parece ser una necedad, pero que debe ser aclarado:
“En la prueba que hizo la JCE se introdujeron boletas marcadas, ninguna por el PLD o el PRM; sin embargo, en un centro apareció en la transmisión un voto para el PLD. ¿De dónde salió? ¿Estarán alterados esos equipos?”.
Afortunadamente falta mucho para el 15 de mayo. El tiempo sobra para dar todas las explicaciones y corregir lo que se necesario corregir...
...Pero jamás plegarse a los caprichos de quienes ya están derrotados.
Por Cesar Medina ;-