lunes, 4 de abril de 2016

Aburridas elecciones

Las actuales podrían pasar a la historia como las elecciones más aburridas de la historia política nacional.
Aunque es una competencia de tres niveles, no se siente una lid sino un figureo periódico. Los  candidatos opositores  lucen como un coro en torno a Danilo Medina. El candidato del PLD se desplaza  por  la calle del medio del tablero y  despacha a sus anchas llevándose por delante  todos los obstáculos con su rodillo morado.
Danilo está tan ahíto de poder que se da el lujo de prescindir de aliados.
El papel de Luis Abinader apena. El líder de la oposición dispendia frases sueltas y discursos de frases hechas. Si encarnara el cambio o la nueva oferta, debía rebozar de propuestas. En cambio va la cola de Danilo pero sin presentar las propias. No hay una estrategia.
Las elecciones son el mes próximo y Abinader carece de un programa de gobierno con sus ideas. Sigue en la gatera. Como Abinader no ha desempeñado un cargo público su desconocimiento de los entresijos estatales le son ajenos, ha crecido en el ambiente político pero no lo demuestra.
Lo que  vemos todos los días es una oposición de chuflay, donde hay más gas que sustancia.
Los temas a los que podría sacarle filo el PRM pasan por las narices de los dirigentes de ese partido y se despeñan sin que le saquen filo. Es más, Abinader luce en soledad. No hay un equipo que insufle levadura a los errores gubernamentales.
El único que mueve la sonaja es el candidato presidencial. Los dirigentes  del PRM se han encaramado en la barrera a ver el espectáculo, como si  fueran parte del público y  el desenlace nada tuviera que ver  con ellos.
También podría deducirse que la embestida del gobierno contra  la cementera de los Abinader puso punto en boca, lo hizo andar con cautela en el tramo final de la campaña. No es miedo sino precaución. Es posible que le  advirtieran que no podía poner en peligro los millones de dólares del patrimonio familiar. Habría presión interna.
Porque Abinader ha caído en la trampa de publicar que es multimillonario en un país de andrajosos. El candidato del PLD espera que la prensa embolsillada le haga el trabajo de denunciar al gobierno y su candidato. Y así pasan los días.
Son muy aburridas estas elecciones. 
Por Alfredo Freites ;-
afreites.listin@gmail.com