lunes, 4 de abril de 2016

¡… Frase para el recuerdo!

Refiriéndose a un recién llegado a la Redacción de Última Hora con ínfulas de estrella del periodismo en 1972, Goyito García Castro me dijo: ¡Además de cobarde, ése es un mediocre y frustrado que saldrá de este periódico con la sábana por un canto en muy poco tiempo...!
Goyito no llegó a ver lo que predijo con tanta certeza porque lo asesinaron unos meses después, pero ocurrió exactamente así: el susodicho fue echado del diario por deslealtad que exhibiría más adelante no sólo en uno, sino en otros dos periódicos cuyos propietarios repitieron el error de depositar en él su confianza.
Una de las primeras víctimas de ese personaje fue, obviamente, el propio Goyito, cuyo talento no perdonaba y lo descalificaba entre los compañeros con los peores epítetos...
... Pero no ha sido ese el único caso de periodistas mezquinos que en los últimos cincuenta años han pretendido desmeritar el éxito de colegas que en base al esfuerzo propio dejan atrás el chantaje social y el chiquitismo barrial para abrirle espacio a la superación personal.
Los hay que se alían hasta a sus propios enemigos de antaño --que los apostrofaron y desconocieron en la coincidencia del exilio voluntario al ritmo de mariachis--, en el propósito perverso de dañar la imagen de colegas que les fueron solidarios en sus tiempos más difíciles sólo porque se quedaron atrás en la iniciativa empresarial...
... Por eso es tan valioso el recuerdo de Goyito ahora que se acaba de cumplir el 43 aniversario de su asesinato infame:
“... No le hago caso. ¿No ves que se le nota la envidia y la mediocridad por encima de la ropa?”
¿Qué me queda...?
No me queda nada por demostrar en un oficio al que llegué por accidente y necesidad de la vidaÖ fuera de la satisfacción de haber salido cuando quise de los dos periódicos que ayudé a fundar --Última Hora y Hoy--, gracias a la generosidad de un grande del periodismo, Virgilio Alcántara, hoy embajador en Canadá.
En cada uno de esos diarios pasé ocho años de mi vida, con un intermedio de tres años al lado de Hipólito Mejía en Agricultura, de quien resalté sus grandezas y oculté sus locuras, pero de donde también renuncié para acompañar a Virgilio, a Franjul y a Severino en la fundación de Hoy.
Duele, sin embargo, que cuando la vida ya agotó sus mejores años y por mandato biológico es poco lo que queda, aparezcan todavía mediocres que se solacen en intrigas e infamias para denostar gratuitamente, como si no fueran a perdonar jamás un asunto tan legítimo como haber logrado independencia laboral y económica.
... Recordando a Yaqui
Precisamente cuando recién salía el periódico Hoy en 1981 --hace 35 años--, le hice una memorable entrevista a Yaqui Núñez del Risco que entonces hacía pareja inigualable con Freddy Beras Goico en el programa Nosotros a las Ocho. Ambos eran estrellas de la televisión.
Las malas lenguas hablaban oprobios de Yaqui y le atribuían debilidades que Yaqui nunca tuvo... Por supuesto, le pregunté el origen de esos decires maliciosos, y entonces Yaqui lo dijo por primera vez:
“-...No le hago caso a eso, César, porque proviene de los francotiradores de la envidia..., de los derrotados del triunfo ajeno”.
¡Le tomo la palabra, Maestro... en el recuerdo imperecedero de Gregorio García Castro!
´Por César Medina ;-
Lobarnechea1@hotmail.com