viernes, 19 de febrero de 2016

JCE: que siga el entierro

Por Orlando Gil ;-
orlandogil@claro.net.do/ @orlandogildice
COMO SI NADA.- La campaña seguirá como antes, solo que Roberto Rodríguez Marchena no podrá tuitear en la cuenta oficial de la Presidencia de la República. Primera y única baja. La campaña seguirá igual, solo que los senadores no podrán usar en los meses que faltan para las elecciones el fondo asignado. No lo pierden, simplemente se lo guardan. Y de seguro podrán negociarlo con los bancos, de manera que puedan usar ese dinero en su candidatura, como si fuera un préstamo que pagarán con intereses cuando pase el evento.
Todos contentos, todos felices. La Junta Central Electoral le buscó la vuelta a una denuncia que se proyectaba como la principal contra el gobierno reeleccionista. Los partidos no pueden decir, y el gobierno no tendrá razones para sentirse perseguido por el organismo. Hablando se entiende la gente, casi un principio, y el presidente Roberto Rosario logró entenderse con el presidente Danilo Medina y con la presidenta Cristina Lizardo. Entre presidentes te veas. No fue el casi código electoral de Eddy Olivares, pero sí las medidas cautelares de Rosario. Y que continúe el entierro, pues el cementerio queda lejos y conviene llegar antes de que anochezca...
EL OLOR A PUEBLO.- El regreso de Fello Suberví le devolvió al PRD  algo que había perdido o le habían quitado: el olor a pueblo. El ex alcalde de la capital no volvió solo, sino acompañado, y con tanta gente que llenó el parqueo de la Casa Nacional y la calle que da al frente. Desde los días del asalto que nadie quiere recordar, en ese trecho de la Jiménez Moya no se veían las masas que caracterizaron al PRD en sus años de gloria.. Ahora se comprobará cuál de los dos, entre Suberví y Milagros Ortiz, domina en una jurisdicción tan importante. Ortiz es en el PRM lo que Suberví será ahora: jefa de la capital. Podrán competir, por tanto. Y motivación tienen de sobra, pues Suberví se queja de Luis Abinader, pero cuando hace la historia completa, Ortiz aparece como la fuente de su desgracia, al no reconocer la decisión del organismo más importante en la jurisdicción del Distrito Nacional. Una lucha interesante entre un Viejo Roble y una Antigua Caoba...
EN EL DESIERTO.- Después de la ida de Fello Suberví, Milagros Ortiz deberá recomponer al PRM en la capital con lo poco que haya dejado o quedado, pues con el ex alcalde no se fue este dirigente o el otro, sino regiones enteras. Los que conocen al partido blanco por dentro saben de qué se habla. Y lo más interesante de todo no es el natural sonsacamiento, sino el contagio. Los disgustos existían, y siempre existirán, solo que ahora tiene destino seguro: el PRD. Las cuotas van a ser de las suyas en el PRM, como entidad, y lo mismo con los aliados. ¿Por qué no se proclama a David Collado, si el principal o único contradictor no está de por medio? La boleta municipal es un problema, pues hay que incluir a perremeístas, que ya son demasiados, pero también a reformistas, Frente Amplio, Convergencia, y hasta gente de Juan Hubieres. Las cabezas sobran y no hay forma de fabricar nuevos sombreros...
LO QUE SE VE VENIR.- Hace mucho que aprendí a distinguir entre rumores, murmuraciones, leyendas urbanas, fábulas y las invenciones de los mentideros, pues el ocioso no descansa, y el día que descanse o la noche que duerma, el aburrimiento matará la política. Entonces, no me llevo de todo lo que oigo, pero hay situaciones que no hay que escucharlas o conocerlas en detalles para asumirlas o asimilarlas. Se fueron del PLD, de eso no hay dudas, y de PRD, y hasta del PRSC. Pero como dicen, a cada puerco le llega su San Martín. Ahora el San Martín corresponde al PRM. Las huidas, las salidas, los saltos, las deserciones, tienen como protagonistas a dirigentes o candidatos de Moderno. Por sonsacamiento, dije, pero por contagio, también. Fello Suberví se mueve en el Distrito Nacional, o en El Gran Santo Domingo, pero sus años en el partido y las posiciones ocupadas en el Estado le dan una relevancia o categoría nacional...