viernes, 19 de febrero de 2016

El reagrupamiento del PRD

Por César Medina ;-
El regreso de Fello Suberví al PRD tiene lecturas que trascienden el actual proceso electoral y reitera la grandeza de un partido casi centenario que ni siquiera pudo aniquilar la división de sus dos grandes líderes históricos, Juan Bosch y José Francisco Peña Gómez.
Lo que se está viviendo en el PRD ahora mismo --un proceso que vaticiné hace mucho--, es un reciclaje de las fuerzas internas que gravitan decisivamente en esa organización desde su llegada al país en julio de 1961 -- hace 55 años--, una especie de cambio de piel que siempre tiene resistencia pero resulta indetenible.
Con Fello regresa al PRD un símbolo más que una figura, un auténtico gladiador del partidismo contemporáneo, una leyenda viviente de un partido que lo vio nacer, crecer y desarrollarse, al único que ha llevado dos veces a la alcaldía de la capital, su más destacado municipalista...
Como ningún otro de la disidencia que se marchó hace dos años --excepto una vieja profesora que reniega hasta de su edad biológica--, Suberví ha vuelto al PRD convencido del fracaso de la aventura política que provocó su partida y consciente de que su vida política debe concluir en el partido que lo vio surgir como líder hace más de medio siglo.
De paso, su hijo Fellito hereda la militancia primigenia de su padre y será candidato a diputado del PRD en el Distrito Nacional en la continuidad de una militancia partidaria que le llega de sus abuelos y que surgió en Barahona casi con la muerte de Trujillo.
... También llegó Tomás
Con Fello Suberví llegó al PRD Tomás Hernández Alberto, otro viejo dirigente perredeista que acumuló méritos en las cercanías de Peña Gómez, y con ellos numerosos dirigentes importantes que hicieron causa común con Hipólito Mejía y Luis Abinader, entre ellos Carlos Álvarez, hijo de Braulio Álvarez y sobrino de Cuchito Álvarez Dugan, el legendario periodista.
Tomás tiene el aval, además de su histórica militancia, de que se maneja con maestría en los escenarios públicos, principalmente en los medios de comunicación donde se le tilda de “pico de oro” por la vehemencia con que defiende sus ideas. Será uno de los voceros en la actual campaña perredeista.
El retorno de los viejos dirigentes se inició con la llegada de Luis Ernesto Camilo y casi la dirigencia en pleno del PRM en el Nordeste, y luego le siguieron otros de Santiago y el Cibao Central y más recientemente los imitaron Héctor Guzmán y el ex senador César-Yayo-Matías y Carlos Ginbernard.
Se anuncia que en los próximos días regresarán al PRD otros disidentes tanto en el plano nacional como provincial y de acuerdo a Miguel Vargas, antes de las elecciones de mayo el viejo PRD estará reagrupado casi en su totalidad.
... Reorganización plena
El PRD recompuesto se aboca a una reorganización plena que iniciará en el Distrito Nacional, donde Fello Suberví asumirá el control, y después de los comicios de mayo abarcará todo el territorio nacional, los comités provinciales y municipales y las zonas y circunscripciones.
Vargas asume que al finalizar el presente año el PRD estará totalmente renovado en todo el país y se iniciará entonces “un proceso de crecimiento” de cara a próximos procesos electorales donde pueda recuperar sus principalía tradicional con candidatos propios y propuestas de gobierno.
“El PRD resurgirá como el Ave Fénix... Ya empieza a verse”.