viernes, 13 de noviembre de 2015

Buscan emparejar candidatos

Por Alfredo Freites ;-
En esta semana se han difundido dos encuestas que coinciden en proclamar la pérdida de popularidad de Danilo Medina. Al parecer se destapa el cañoneo teórico. Madruga la guerra de las mediciones para jugar con las mentes de los electores.
No tengo dudas de que Danilo pierde simpatías. Es imposible que permanezca más alto que un bombillo en el cielo político. Los escándalos de la OISOE y la represión a la libertad de movimientos, el alza de los productos alimenticios, el brote de dengue son temas que se agregan a los consabidos. Esto afecta la imagen gubernamental.
Sin embargo, no me parece lógico que haya disminuido a menos de la mitad de los que se señalaba hace un mes. La apariencia en el comportamiento social no es para tanto. En la población no hay una actitud de rechazo franco hacia el candidato presidencial.
Se notan disgustos que no llegan al nivel de una enemistad. Es inexistente una masa furibunda que justificara los números que señalan las encuestas. Emparejar las candidaturas puede ser una estrategia navideña.
Además, una de las encuestas se limitó a la capital que es válida para evaluar las candidaturas en esta demarcación o reseñar que la mitad de los capitaleños, no el país, se aleja de Danilo Medina.
Lo mío es percepción contra una presunta medición.
Las mediciones tempraneras tienen un tufo de complacencia y hasta Juancito Trucupey, si pagara una encuesta, podría salir favorito para presidente. Me gustan las encuestas comprometidas. Esas que ponen por delante al patrocinador ya que en dudas se podría  atribuir beneplácito  del que la financia.
En este tema de las encuestas hay un factor que podría ser perjudicial a la larga contra el candidato presidencial del PLD. Los altísimos números que soportaban la movida continuista tornarán en su contra porque marcha a su real posicionamiento. Se dirá que va perdiendo simpatías cuando en realidad se encamina a la realidad del mercado electoral.
El principal partido de la oposición política siempre ha logrado algo más del 30 por ciento del electorado. Se puede creer que la suma total de los contrarios al PLD ronde el 43 por ciento, pero es muy temprano para asegurar que ya Luis Abinader está emparejado con Danilo Medina.
La compra en flor del PRD fue calzo contra el PRM, un parche  contingente para cubrir un faltante, no un gesto de caridad.