jueves, 8 de octubre de 2015

La ONU espera Haití pueda montar solo sus elecciones

La ONU dijo ayer, jueves, que el actual proceso electoral en Haití debería ser el último que se organiza con un alto nivel de asistencia externa y que el país tiene que ser capaz de administrar el siguiente.
“Somos de la opinión que esta es la última elección en la que la asistencia a esta escala de la MINUSTAH (la misión de la ONU en Haití) será necesaria”, dijo ante el Consejo de Seguridad la enviada de las Naciones Unidas al país, Sandra Honoré.
Según Honoré, las futuras elecciones deberían ser ya gestionadas por las autoridades nacionales, únicamente con un apoyo limitado de la comunidad internacional.
La diplomática se mostró confiada en que Haití está avanzando definitivamente en la consolidación de las instituciones democráticas. El país caribeño se encuentra inmerso en pleno proceso electoral, que se abrió en agosto con la primera vuelta de las elecciones legislativas, en las que se vivieron importantes episodios de violencia que obligaron a repetir los comicios en algunos distritos.
“A pesar de los esfuerzos del Consejo Electoral, del Gobierno y de la Policía Nacional, los actos severos de violencia y algunas irregularidades técnicas invalidaron el voto del 9 de agosto en el 13 por ciento de los centros electorales”, recordó Honoré.
Sin embargo, destacó que las medidas tomadas por las autoridades contra quienes instigaron la violencia han enviado una señal clara de que ese tipo de episodios no se van a tolerar.
El 25 de octubre.- Haití se prepara para celebrar el 25 de octubre la segunda ronda de las legislativas, la repetición de la votación en las zonas donde fue invalidada y la primera vuelta de las presidenciales. Con el fin de permitir una adecuada transición de las competencias de la MINUSTAH a las autoridades haitianas, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, ha recomendado prorrogar el mandato de la misión por un año más. Numerosos incidentes marcaron la primera vuelta de las elecciones legislativas realizada el 9 de agosto y el escrutinio fue anulado en 24 de las 119 circunscripciones del país. Se trata del primer proceso electoral organizado en Haití desde la llegada al poder del presidente Michel Martelly en mayo de 2011. La funcionaria de la ONU saludó la reacción de las autoridades ante los incidentes.