lunes, 6 de julio de 2015

¡La reacción de Montalvo!

Gustavo Montalvo ha sido siempre prudente y delicado en el manejo del tema haitiano… Conoce el enorme sacrificio que conlleva la fórmula para encarar un conflicto que desborda las coyunturas políticas porque conjuga el componente humano con la parte más sensitiva de nuestra independencia y soberanía.
En este tramo pesaroso de casi 22 meses- - desde el 23 de septiembre de 2013, cuando el Tribunal Constitucional emitió su sentencia 168--, Montalvo ha lidiado con el tema de forma prudente, con apego diplomático, en absoluto silencio…
Siempre expuesto al nacionalismo fanatizado que por momentos ha querido comérselo vivo. Ha tenido que soportar todas las acusaciones y vituperios de quienes no alcanzan a comprender la delicadeza de su encomienda, manejándose como equilibrista que atraviesa en una cuerda el Cañón de Colorado atacado de un lado por el enemigo y por el otro extremo recibiendo fuego amigo.
En defensa del país ha tenido que exponerse de cuerpo entero ante un negociador incomprensivo y extravagante… … Y en los momentos más difíciles ha sido inteligente para detener con dignidad y gallardía los ímpetus de un contendor cuya principal arma --¡vaya paradoja!--, es precisamente la debilidad que invoca y la conmiseración que provoca una miseria que nadie ayuda a mitigar excepto los dominicanos.
Montalvo ha tenido que manejarse en el submundo de una simulación proverbial que ya resulta consustancial a la propia naturaleza de un vecino díscolo, engañoso, incomprensivo, intolerante, mentiroso…
¿Con quién se negocia…
? El problema de los haitianos es que en la mañana dicen una cosa, en la tarde otra y en la noche cambian de parecer… Independientemente de que nadie parece estar de acuerdo en la misma posición. El presidente Martelly se reúne en Bruselas con el canciller Andrés Navarro y le asegura que Haití acoge plenamente y con todas sus consecuencias el Plan de Regularización del gobierno dominicano.
Dos días después su canciller decía lo contrario. La diplomacia haitiana validó con su silencio la calumnia de su embajador ante la OEA en presencia del canciller Navarro, y apenas horas después Martelly se hacía eco de una denuncia mentirosa sobre deportaciones de haitianos de territorio dominicano. Y mientras el propio presidente haitianos invocaba una “solución pacífica”, denunciaba a su vecino como causante de un “drama humano” que deja en la apatridia “a veintenas de miles” de personas. Una falacia mayor aún.
… Y se colmó la paciencia 
Repito que Montalvo es probablemente el funcionario más discreto y prudente en el entorno presidencial, y que a él ha correspondido llevar estas negociaciones tan difíciles con el gobierno haitiano.
Su reacción de anteanoche cuando entregó a la prensa unas declaraciones escritas muy contundentes, evidencia el enojo del gobierno dominicano ante las agresiones canallas de Haití al demostrar que ha estado detrás de todos los ataques a nuestro país.
“Es hora de frenar esta ofensiva injustificable, basada en especulaciones e informaciones falsas”, dijo Montalvo, para agregar una observación más contundente aún: “Es posible que, dadas las dificultades internas que atraviesa nuestro vecino país, para algunos de sus políticos sea más fácil buscar al enemigo fuera que enfrentar las propias debilidades”.
Para Montalvo, ha llegado la hora de que las autoridades haitianas asuman la responsabilidad que les corresponde con respecto a sus nacionales y al futuro de su país. ¡Es evidente que Martelly le colmó la paciencia a Danilo…!
Por César Medina ;-