lunes, 29 de junio de 2015

¡Bien, Presidente!

El presidente Danilo Medina asumió la defensa del país ante la brutal ofensiva internacional arreciada tras la conclusión del Plan Nacional de Regularización de Extranjeros. Y lo hizo de forma valiente, precisa, contundente… Su discurso de Guatemala está en el mismo nivel del pronunciado en La Habana.
Le explicó al mundo la realidad de las políticas migratorias dominicanas; narró los esfuerzos realizados con la ley especial 169-14 y garantizó que en nuestro país no se produce apatridia ni se está gestando en la isla una “crisis humanitaria”.
También explicó en qué ha consistido el PNRE y detalló sus facilidades desmintiendo las denuncias de deportaciones masivas.
Danilo precisó que más de 350,000 personas han regularizado su situación y estableció una realidad incuestionable cuando afi rmó “que en 2015, en nuestro país, cientos de miles de personas tendrán una documentación y unos derechos que en 2013 no tenían… ¡Y este ha sido, no lo duden, un gran avance para los derechos humanos en la región!” Con esta frase reivindicó lo positivo de la vilipendiada sentencia 168-13 del Tribunal Constitucional. Porque todos los que han visto solucionada su situación legal y su estatus migratorio lo han conseguido gracias a que en septiembre del 2013 el TC tomó una decisión histórica que obligó a que los poderes públicos buscaran una solución a un problema que llevaban años ignorando.
Esa sentencia, que en un segmento del gobierno se entendió como un incordio, obligó al país a ver el toro a los ojos para lidiar con él… La papa caliente le tocó a Danilo, y seguro le provocó desvelos y absorbió muchas horas de trabajo distrayéndole de otros asuntos más propios de su agenda de gobierno... Pero desde septiembre del 2013 ya no fue posible ignorar el problema migratorio porque la sentencia, entre otras cosas, ordenó implementar el Plan de Regularización pendiente desde la promulgación de la Ley General de Migración en agosto del 2004.
La TC-168-13 constituyó el pistoletazo de salida en el largo camino que debemos recorrer para solucionar un problema que amenaza con tornarse humana y económicamente insoportable… Ya que si bien la migración haitiana ha estado presente durante décadas y ha hecho importantes aportes a nuestra economía, en la medida en que se acentuó el colapso económico y social del vecino, el fl ujo migratorio se intensifi có al punto de poner en peligro la estabilidad de toda la isla.
Y las circunstancias llevaron a Danilo Medina a convertirse en el primer Presidente de la democracia que enfrenta con determinación y fi rmeza este problema… Lo que hizo posible regularizar el estatus legal de cerca de medio millón de indocumentados, con absoluto respeto a los derechos humanos y la dignidad de las personas y en consonancia con los valores de solidaridad y tolerancia que caracterizan al pueblo dominicano.
Como él mismo lo explicó en Guatemala, la Ley Especial de Naturalización y el Plan Nacional de Regularización de Extranjeros “constituyen un gran avance en los derechos humanos en la región”.
Dieciocho meses de duración y más de veinte ofi cinas para empadronar sin que los benefi ciarios tuvieran que pagar un centavo al presentar requerimientos absolutamente elementales… Además pudieron acogerse al plan sin los documentos completos, y eso bastó para califi car a un permiso de estadía en el país de hasta 24 meses mientras se completan los requerimientos. Adicionalmente, han recibido un trato aún más especial los menores de edad, los envejecientes y los estudiantes.
Se han otorgado toda suerte de facilidades a los hijos de haitianos indocumentados nacidos en territorio nacional. A un grupo se les otorgó la nacionalidad de forma especial y a otros se les brindaron diversas posibilidades de que obtuvieran un estatus migratorio… Todas estas gracias con efecto en sus descendientes.
Sin embargo, nos pretenden acosar incluso algunos países sin calidad moral para hacerlo… Las islas del Caricom lanzan a los haitianos al mar antes de llegar a sus costas, y cuando los atrapan los meten en jaulas como si fueran animales para luego despacharlos en vuelos fl etados.
En Estados Unidos donde el afrentoso alcalde de Nueva York se atrevió hasta a pedir un boicot al turismo dominicano-, el presidente Barack Obama no ha podido pasar una reforma migratoria, lo que expone a la deportación a más de 12 millones de seres humanos, entre ellos niños que no conocen otra nación que la estadounidense.
Y en Europa ni decir… Sus gobiernos se expresan abiertamente en contra de los inmigrantes y se crea una fl ota armada para detener las embarcaciones que transportan a los africanos hacia las costas europeas.
Por tanto, en lugar de pretender darnos lecciones, esa comunidad internacional debería solicitar ayuda a la República Dominicana y visitarnos para copiar cómo se trata a los migrantes, cómo se respeta su dignidad y cómo se les ofrece oportunidades para integrarse en plenitud de sus derechos a la sociedad que les acoge… ¡Porque lo que hemos hecho los dominicanos con el Plan de Regularización no lo ha hecho ningún otro país en el mundo! Por eso sienta tan bien que nuestro Presidente haya encabezado la primera línea de defensa del país, que haya reclamado respeto a nuestros derechos soberanos para regular los flujos migratorios como lo hacen todos los países del mundo, y que advierta que no permitirá que la campaña infame contra el país continúe impunemente… …Señalando a quienes protagonizan la campaña sucia contra la República Dominicana que no aceptará el chantaje y las amenazas de sanciones internacionales basadas en acusaciones falsas, mientras otorgaba garantías a los dominicanos de que la soberanía no se pondrá en cuestión ni porque llegue un turista más ni por un centavo más de inversión.

¡Bien, Presidente! …Más claro y contundente no podía ser.
Por Oscar Medina ;-