lunes, 20 de abril de 2015

Reelección: ¡dicho y hecho!

Escribo domingo en la mañana, horas antes de la reunión del Comité Político del PLD. Pero no es menester ser prestidigitador ni mirar una bola de cristal para saber lo que pasó ahí...
...Los peledeístas aprobaron sancionar orgánicamente la reelección de Danilo Medina y Leonel no se opuso a ello. Porque de haberlo hecho, habría salido derrotado, y él aún no está preparado para eso.
No es que escriba de oídas ni que tenga imaginación fértil, y mucho menos que me las dé de sabihondo...
...Hace dos años cuando absolutamente nadie había pensado siquiera en elloñ, le dije a mi hijo ”scar que Danilo se reelegiría en el dieciséis... Y me respondió:
-Padre, eso nunca va a ocurrir... Danilo siempre ha cumplido lo que dice y no gobernará ni un día más de sus cuatro años...”.
Y entonces le aseguré, como si se tratara de una sentencia del viejo a un hijo inteligente:
No es que él quiera o no quiera, hijo... Se trata de una constante histórica; es un designio que está incluso por encima de su propia voluntad... Eso ocurrirá por muchísimas razones que iremos descubriendo con el paso de los meses y de los años...
¿Cuál Presidente en ejercicio, a lo largo de toda nuestra historia, no se ha reelegido o intentado hacerlo...? ¡Inclúyase a don Antonio y a Salvador que no pudieron pero quisieron!
¿Qué pasará con Leonel?
Muy sencillo... Leonel tiene ahora que sentarse con Danilo, o viceversa. Lo inteligente es que sea Leonel quien lidere la reforma constitucional, como he dicho muchas veces, y que negocie un escenario donde él salga fortalecido: repetir a su mujer Margarita en la vice y reelegir a los legisladores que le son leales.
Y a Danilo no le quedaría alternativa porque logra lo esencial: seguir en el poder con el talento prodigioso de Leonel para viabilizar una reforma constitucional diáfana y transparente pasando por el Referéndum Aprobatorio, si fuera necesario.
El resto sería garantizar que a Danilo no le dé seguidilla en el veinte. Eso se evita con un provisional en la misma reforma: dos períodos y fuera para siempre.
... Lo vi en la distancia
Quienes osamos decir temprano que el gobierno de Danilo “pintaba reelección” fuimos apostrofados, por llamarlo de una forma elegante. Se perdía de vista no sólo una constante que ha marcado la historia dominicana, sino otros factores coyunturales que se dan como nunca antes.
La división del PRD dejó un vacío irrecuperable en el escenario político mientras Danilo imponía un estilo nuevo de acercamiento con la gente llana y simple que nunca antes había visto a un Presidente de cerca ni lo había tocado ni le había hablado y mucho menos había tenido ocasión de exponerle sus miserias.
Paralelamente, la imagen de Leonel el gran líder, se iba erosionando mientras los grupos radicales y la prensa apandillada le montaban campaña para evitar su retorno sacándolo de la carrera antes de tiempo.
Debe recordarse que muchas veces dije en esta columna que esos grupos cavaban su propia fosa porque estaban forzando una avalancha reeleccionista... Justo lo que le viene encima a Hipólito, a Moreno y al ruido de la sociedad civil que volverá con la cantinela de que se usan los recursos del Estado en la campaña...
...Claro que se usarán. ¿Cuándo no? ¿No los usó Balaguer? ¿No los usó Hipólito? ¿No los usó Leonel?
Por César Medina