sábado, 28 de marzo de 2015

Abril y el PLD

Como era de esperarse, por práctica e historia en el PLD, en la última reunión de su Comité Político no corrió la sangre, y la organización creada por Bosch dio nuevamente notación de arraigado sentido de unidad y de vocación de poder. 
Solo armado de dichos elementos, de los que otras organizaciones de oposición han estado carentes, el partido oficial pudo salir airoso de nuevo, y aunque fuera ganando tiempo y posponiendo para un mejor momento, el abordar un tema espinoso y controversial como el de la presión de un sector importante porque se modifique de nuevo la Constitución de la República con miras a posibilitar la reelección del presidente Danilo Medina, que en su oportunidad habrá de poner en agenda y tendrá que definir. 
Aun cuando el Comité Político no es la instancia decisoria de ese asunto, que es estrictamente de responsabilidad congresional, se entiende que desde allí habrá de salir alguna señal o línea política hacia los legisladores oficialistas, después que las dos figuras que comparten el liderazgo de la organización de gobierno, el presidente Danilo Medina y su antecesor Leonel Fernández, se pongan de acuerdo con relación a lo que entiendan más conveniente al PLD  con relación a la candidatura del 2016, su unidad interna y el mantenimiento en el poder por el tiempo que el doctor Fernández ha pronosticado. 
En la esperada reunión del jueves, en la que el morbo y el interés mediático que apuesta por una confrontación Leonel-Danilo quiso sentar sus reales, se acordó que el espinoso tema fuera tratado el 19 de abril próximo. Por coincidencia, la decisión del doctor Fernández de declinar la re postulación en el 2012 y poner en manos del PLD las dos millones doscientos mil firmas que le apoyaban se produjo un día 18. 
Danilo, con gran aceptación popular, una impronta de gobierno y un estilo que ha gustado, pero impedido por la Constitución para reelegirse y con la palabra empeñada de que solo gobernaría cuatro años, y un día más, ¿ hará lo mismo  o qué decisión tomara, finalmente, a la hora de la gran definición? Fuera de la pasión, de la sin razón o de la simple vocinglería  de una base inconsciente en la que se dividen las simpatías y preferencias, Leonel y Danilo tienen -además de la inteligencia y el tacto que se le conoce- la responsabilidad compartida e histórica de no dividirse ni dividir al PLD midiendo fuerzas por una candidatura.
Hoy como ayer, en el 2016 como en el 2012, los dos líderes del PLD se necesitan. La fortaleza y un nuevo éxito de los dos, y del Partido, está en la unidad de acero que exhiban ambos, en la puesta de acuerdo con respecto a las candidaturas del 16 ,con relación a ellos mismos y con los que simpatizan por ellos que quieren ir al Congreso y a los ayuntamientos. 
Nota: ¿Y ese desquite de Subero?... Al no seguir en la Suprema, ahora dijo: “Al que más le conviene no ir es a Leonel, para que se limpie del rechazo”. ¿No ha visto el Magistrado -fuera de Medina- quien es el que encabeza todas las encuestas?

Luis Encarnación Pimentel