lunes, 23 de marzo de 2015

Haití, fuera de Corte por falta de institucionalidad

Los crímenes de lesa humanidad se mantienen lejos de ser castigados en el vecino Haití, porque  este país no ha ratificado su vinculación a la Corte Penal Internacional debido a la infuncionalidad de su Parlamento.
La situación ha generado preocupación en el seno de la organización Acción Mundial de Parlamentarios, por lo que envió una delegación a Haití con la misión de exigir una explicación sobre los motivos que mantienen al vecino país al margen del Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional. Los delegados de Acción Mundial de Parlamentarios se reunieron el día 6 del presente mes con el presidente del Senado de Haití, Andris Riché y otros 10 senadores de esa nación.
El Secretario General de Acción Mundial de Parlamentarios, Davio Dunat Cattin, dijo que la República Dominicana ratificó su vinculación a la universalidad del Estatuto de Roma en el año 2005, dando un ejemplo a los demás países de la región. “En la región hay varios países que no han ratificado, entre estos Jamaica, Bahamas y Haití”, dijo Dunat Cattin.
Agregó que a esta estructura del derecho internacional están vinculados todos los demás miembros de los Estados del Caribe y el Continente Americano, con la excepción de El Salvador, Nicaragua, Cuba, Cánada y México.
Acción Mundial de Parlamentarios es un movimiento integrado por legisladores de más de 125 países a nivel mundial, que vela por los derechos humanos.
La presidenta actual de esta organización es la diputada dominicana Minou Tavárez Mirabal. De su lado, el diputado reformista Víctor (Ito Bisonó) ocupa la presidencia del grupo nacional.
El senador por Santiago, Julio César Valentín, formó parte de la delegación que visitó a Haití, justamente cuando ambos países presentan algunas dificultades en sus relaciones diplomáticas.
La delegación de Acción de Parlamentarios fue recibida, por el canciller Duty Brutus, el ministro de Justicia, Pierre Richard Casimir y el presidente de la Corte de Casación de Haití, Jules Cantave.
Crímenes sin castigo
Cantave apenas tiene unos días en el cargo, sin embargo, habló de una absoluta prioridad, en un país como Haití, de poner fin a la impunidad por los crímenes de lesa humanidad.
Sin embargo, la no vinculación de Haití a la Corte Penal Internacional impidió que un dictador como Jean-Claude Duvalier, conocido como “Baby Doc”, falleciera sin ser juzgado por sus crímenes.
Baby Doc gobernó su país entre 1971 y 1986 con mano de hierro antes de exiliarse en Francia, murió en octubre del año pasado en Puerto Príncipe.
Se estima que durante las dictaduras duvalieristas fueron asesinados de 40 mil a 60 mil civiles haitianos, principalmente a manos de unas fuerzas paramilitares, todavía existentes de forma no oficial, llamadas Ton Ton Macoutes.
La Corte Penal Internacional (llamada en ocasiones Tribunal Penal Internacional) es un tribunal de justicia internacional permanente cuya misión es juzgar a las personas acusadas de cometer crímenes de genocidio, de guerra, de agresión y de lesa humanidad.
Posee personalidad jurídica internacional, y no forma parte de las Naciones Unidas, aunque se relaciona con ella en los términos que señala el Estatuto de Roma, que es su norma fundacional. La institución tiene sede en la ciudad de La Haya, y es presidida por la jueza dominicana Olga Herrera de Carbuccia.

Davio Dunat Cattin
Sec. Acción Mundial de Parlamentarios
“Hablamos con todo el Senado, con la sociedad civil haitiana, los partidos políticos, la Iglesia Católica y también con  fuerzas sociales , y a nivel político todo el mundo parece estar a favor de la decisión política de su país de vincularse al Estatuto de Roma”.
Fracaso institucional atrasa a Haití
Davio Dunat Cattin afirmó que el fracaso institucional de Haití es lo que ha  impedido la ratificación de los haitianos sobre la universalidad del Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional. Indicó que la respuesta obtenida a las exigencia de Acción Mundial de Parlamentarios, fue que en el vecino país no existe un Parlamento funcional y no ha habido forma de que el Poder Ejecutivo envíe el tratado al Poder Legislativo para su aprobación, por lo que solo queda esperar a las próximas elecciones legislativas y presidenciales, que serán este año a principios de agosto y final de octubre.