sábado, 14 de marzo de 2015

El PRD es un partido mejor establecido que el PRM

LA CASILLA.- El hecho de que fuera Andrés Bautista quien saliera a aclarar la posible alianza entre PRD y PRM a nivel congresual y municipal, confirma lo que la gente sabe desde hace mucho tiempo: No es lo mismo llamar al diablo que verlo llegar. El PRD es un partido mejor establecido que el PRM, y si es verdad que muchos compañeros abandonaron sus filas, con solo volver recuperan su situación. Bautista se está dando cuenta de que al PRM se le puede armar un lío, y no de ropa, cuando se supone que era un barco listo para dejar puerto y echarse a la mar. La cuestión es la siguiente. A los que no procuran cargos les da igual PRD que PRM, pero a los que son o quieren ser diputados, alcaldes, regidores, jefes de distritos, no. Tienen el panorama muy claro. Saben que pudieron colarse la vez anterior a duras penas, y el partido estaba unido. Ahora, con el voto fraccionado, su suerte no sería parda, sino totalmente negra. Y en mucho sentido. Por ejemplo, no es lo mismo figurar en la boleta número 24 que en la 1. Al PRM corresponde la casilla de la Alianza Social Dominicana, que era 24, y el PRD conserva la suya desde hace dos o tres elecciones. Esto es, la 1...
LAS POSICIONES.- Hagan o no tumulto, la situación que enfrentan los perredemeístas es confusa, equívoca, indefinida. Falta ver, primero, cuáles serán considerados para posiciones, y segundo, las probabilidades de ganar. Lo primero podría ser fácil, y no, puesto que cuando entran al juego muchas modalidades, ninguna es segura. La convención trae problema, y trae problema porque los perredemeístas no pierden, nunca, ni de sus oponentes de afuera, y menos de sus iguales de adentro. En el PRM, por ejemplo, ahora se dice que después de Semana Santa, y esa es una excusa que no excusa, ya que los aspirantes no son personas de iglesia ni fervorosos de Dios, y no van a dedicar esos días a la reflexión. Nada podrá hacerse después de Semana Santa que no pueda hacerse ahora, y no lo saben ni nadie se lo dice, pero deben apurar el paso, pues sus adversarios naturales tienen muchos factores a su favor. Eso de ir para la playa y no tener guagua, ni traje de baño, ni espaguetis, ni tubo de goma, debe preocupar grandemente...
EL CONSENSO.- El PRD parece decidido a los consensos, y dice tener resuelto el problema en demarcaciones del interior del país. Barahona, por ejemplo, que no es interior, sino costa. En algunos municipios de Santo Domingo, por igual. Pero los consensos, ya se sabe, solo son consensos cuando se cruzan los dedos y se mantienen cruzados hasta que transcurra el evento. Pues la contingencia a veces es más decisiva, ya que puede aparecer un interesado que no se entrega ni somete la realidad calculada, y levanta la voz y protesta y demanda. Igual puede decirse de las reservaciones que hace la dirección para solventar imprevistos, apresurar alianzas  o beneficiar a favoritos. La injusticia, en esos casos, o ronda o se impone. Y cada vez que se aprovecha  uno, nueve arman revuelta. Los repartos, por tanto, son amargos, ingratos, perversos, y derrumban con soplos aleves el más equilibrado castillo de naipes. Tratar con gente es difícil, pero ponerse de acuerdo, o poner de acuerdo, en política, casi un imposible...
LA MANERA.-  Miguel Vargas anda repartiendo vicepresidencias del PRD, y eso no es problema, pues ni se limitan ni se gastan, y nadie retorna al partido si no es con un premio en la mano, con un trofeo. El efecto negativo será a posteriori, cuando sean muchos los generales y pocas las tropas. Luis Abinader deviene en  genio de la distribución, y no hay dudas de que si llega a la Presidencia de la República, deberá tener dos o tres gabinetes para que toda su gente tenga el mismo nivel.  Nadie sabe cómo se maneja, pero con tantos jefes: Roberto Furcal, Eligio Jáquez, Orlando Jorge, y otros agachados, la Babel bíblica viene en camino. Hipólito Mejía dejó ir a compañeros “valiosos” por no ceder a ese chantaje afectivo de los que solo aman a un líder si los hace jefes. César Cedeño, y ya. No inventa ni se duerme con cantos de sirenas que ya han perdido la voz. Aunque los excompañeros que suben a la loma, que hablan con él, bajan con una propuesta para pensarla. Como si se tratara de un tutifrutti, tienen posiciones de todos los niveles que ofrecer. Es un soborno amable, pero que acaricia el ego de cualquiera...

Orlando Gil

@orlandogildice