sábado, 14 de marzo de 2015

Leonel canta ¡play ball!

Los que vengan atrás, que arreen, y rápido...
Leonel no cree en que haya que esperar que pase Semana Santa, aunque sí aguardó el discurso de rendición de cuentas del Presidente, para lanzarse a las calles.
Después de los actos al estilo perredeísta de juramentar los mismos, con senadores, diputados y miembros del Comité Central que ya se sabían eran suyos, no queda más que cantar "play ball".
Los otros aspirantes tienen ahora que replantear la situación, pues el momento es crucial. Ahora o nunca, o tiran la raya de Pizarro o queman las naves de Cortés.
Leonel se mueve mucho y rápido, y tiene entre sus ventajas, no sólo la experiencia de tres campañas anteriores, sino que es un desempleado, y puede dedicar al trabajo político todo el tiempo.
La competencia interna no.
Tiene que ocuparse del Turismo, de la Economía, del Senado..., y sólo los fines de semana salir a campo traviesa a buscar adhesiones entre sus compañeros y la población en general.
Deben, pues, abandonar las posiciones que desempeñan en el gobierno o en el Congreso, o pedir licencia, pues de seguir a medio tiem-po, para Leonel no serán más que un café con leche.

¡Y que le aproveche!