martes, 10 de febrero de 2015

Reelección por arrastre

Reelección por arrastre.-Desde que el afrentoso fantasma de la reelección empezó a rondar el Congreso Nacional se supo que para abrirle las puertas a una eventual repostulación del presidente Danilo Medina habría que pagar un precio muy alto: la reelección por arrastre de los diputados y senadores peledeístas, dispuestos a vender así de caros los votos que harían posible una reforma constitucional. Eso supone, desde luego, un daño enorme a la democracia interna del Partido de la Liberación Dominicana, pues esos legisladores pretenden que se les designe candidatos sin participar en unas primarias, lesionando las legítimas aspiraciones de muchísimos peledeístas que tendrían que esperar otros cuatro años a causa del oportunismo de sus compañeros de partido.
Y eso ni es justo, ni es legal, ni es democrático, por lo que dudo mucho que todos esos aspirantes acepten esa situación sin decir esta boca es mía o dirigirse al Tribunal Superior Electoral o al Constitucional a tratar de hacer valer sus derechos. Por eso hay que decir que es falso de toda falsedad la afirmación del ministro de Obras Públicas, Gonzalo Castillo, de que no costaría un solo centavo la modificación de la Constitución, pues en política no todo se valora o se mide en dinero contante y sonante, y casi siempre suele ser lo mas importante y valioso. ¿Cuánto cuesta la credibilidad del presidente Danilo Medina? Tampoco es posible medir en dinero el perjuicio que provocaría a la institucionalidad democrática una nueva modificación de la Carta Magna para reinstalar la reelección consecutiva, que es la que le conviene al danilismo, y que se estén cambiando las reglas del juego político cada vez que le conviene al partido que está en el poder. Por eso es tan mala idea la reelección por arrastre a la que, cínicamente, aspiran legisladores peledeístas, cuyo oportunismo solo es comparable a su desprecio por las mas elementales reglas de la vida en democracia.
Por
c.acosta[@]hoy.com.do