sábado, 28 de febrero de 2015

Mujica gobernó sin abrir paso a corrupción oficial

El presidente uruguayo, José Mujica, sale del poder por la puerta grande sin haber patrocinado, tolerado o abierto paso a la corrupción oficial o gubernamental durante su gestión.
Un reportaje de prensa internacional plasma con el siguiente párrafo declaraciones del académico de la Universidad de Montevideo, Ramiro Podetti: “Uruguay se ha destacado por la estabilidad y la racionalidad de su política, cuando la inestabilidad de América Latina es lo que más preocupa al mundo. Mujica le ha añadido su toque personal a toda una doctrina histórica, y en ese sentido ha hecho un gran aporte”.
Más de medio mundo sabe que José Mujica viene de las guerrillas uruguayas del Movimiento de Liberación Tupamaro, y que mantuvo en alto y con dignidad  esa procedencia revolucionaria.
Siendo Presidente, José Mujica pronunció verdades amargas para gobiernos como el de México, acerca de la situación imperante en el país azteca.
José Mujica es blanco de críticas porque no se ha sumado al estridente coro internacional que se entromete hasta el tuétano de las interioridades de Venezuela como Estado soberano.
Esa verticalidad que mantuvo al presidente Mujica indoblegable ante los caprichos injerencistas de diversas latitudes constituye la explicación de que reportes de prensa digan lo que sigue: “A pesar de su estilo campechano y sus declaraciones polémicas, el exguerrillero tupamaro se ha mantenido dentro de una tradición de la diplomacia uruguaya que combina neutralidad, afirmación de los intereses nacionales frente a las grandes potencias y defensa de la integración americana”.
La honestidad que brilla como un sol en la gestión gubernamental de José Mujica debería ser espejo y motivo de reflexión colectiva en países como el nuestro, donde los partidos tradicionales  funcionan como asociaciones, no de bienhechores precisamente.
Por ejemplo, imagínese lector el rotundo rechazo que tendría una invitación a la OTAN morada para que asista a un taller o seminario internacional organizado por José Mujica, bajo el título “Cómo gobernar sin acumular fortunas millonarias”.
Funcionarios convertidos en multimillonarios en cuatro años no los hubo en la gestión de José Mujica. Sin embargo, aquí se propagan como la verdolaga en la gestión del PLD.
Mujica gobernó sin darle luz verde a la corrupción pública. Ojalá muchos...  Eso lo consagra en la historia. 
Por Raúl Pérez Peña (Bacho) ;-
lasmanaclas@gmail.com