Publicidad

Siganos en nuestras redes

siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube siguenos en facebook sígueme en Instagram siguenos en facebook

lunes, julio 12, 2021

Cuando un pueblo quiere, es indetenible

La actividad política debe ser pedagógica en la búsqueda de sus propósitos para desarrollar estrategias y lograr propósitos.

Cuando se asumió la defensa y el respeto a los límites constitucionales, en especial para el entonces presidente Medina, parecía un “pleito perdido”; él tenía el control del gobierno y la mayoría en la cúpula partidaria.

Aquello pudo parecer una lucha interna por la candidatura presidencial, hasta que el mismo presidente del PLD, Dr. Leonel Fernández, y una minoría de su Comité Político, se pusieron al frente de las grandes movilizaciones ante el Congreso Nacional, donde el mismo partido tenía mayoría.

¡No hay marcha atrás, e’pa’lante que vamos! ¡Se gana perdiendo! ¡La Constitución no se toca! Y otras. Eran consignas acompañadas de narrativas que convertían las actividades en pedagogía política.

Los resultados fueron y son exitosos y desastrosos para la cúpula gobernante, salió del poder. Para que eso no sucediera, era sólo respetando los límites constitucionales. Pero la embriaguez y la soberbia los colocó fuera del poder con todas sus consecuencias.

El Dr. Leonel Fernández encabezó esa causa. Cuando se presentó de candidato, aún con un partido no constituido, trataron de impedir la conversión legal del partido (PTD), que ofreció su condición legal. Obtuvo un 5.6% de votación. Como era previsible, sus votos quedaron distribuidos en muchos partidos aliados con los que se llegó a acuerdos y aún dentro del partido renunciante, para llevar candidaturas a legisladores y alcaldes.

Los adversarios se mofaban diciendo que habiendo sido Presidente en tres ocasiones, no debió arriesgarse; otros lo descalificaban con términos fuertes. Aun así, FP obtuvo la categoría de segunda mayoría en el Senado, por tener más senadores que el PLD y, conforme a la Ley 33-18 de Partidos, alcanzó la categoría de partido mayoritario, lo cual quiso arrebatársele por manipulaciones maliciosas. FP acudió al Tribunal Superior Administrativo y éste anuló la resolución de la JCE que le negaba esa condición. Se invocó en el Tribunal la aplicación, entre otros, del Artículo 74-4 de la Constitución, el cual establece el principio de la favorabilidad al titular de un derecho. Eso, en el caso, se explica diciendo que si el criterio es alcanzar más de un 5% de los votos, y hubo tres elecciones, bastaba con lograrlo en una de las tres, para ser favorecido.

La decisión del Tribunal fue acatada por el Pleno de la JCE y ha favorecido a la FP a nivel presidencial y al PRD a nivel congresional. Éste último aliado del PLD, y aún sin razones jurídicas ni políticas, acaba de anunciar que va a impugnar la primera y segunda resolución de la JCE.

Quien fuera su Embajador en EE-UU y de su CP, escribió el viernes pasado un Twitter donde dice: “@josetomaperezv. ¿Qué ganó el PLD con la apelación? Nada. Posiblemente la enajenación de un aliado sincero y leal (PRD). La(s) decisiones políticas tienen que hacerse siempre al margen de las emociones y los sentimientos” (9/7/2021).

Se siente el gozo de los leonelistas y miembros de Fuerza del Pueblo. A su vez, los adversarios sufren estrés emocional y cometen torpezas o ponen influencers a decir que negarán su voto, cuando de ninguna manera lo darán. Ignoraron que la inteligencia colectiva hace indetenible a los pueblos.

Por Franklin Almeyda Rancier ;- 

Print Friendly, PDF & Email

No hay comentarios:

Publicar un comentario