Publicidad

Siganos en nuestras redes

siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube siguenos en facebook sígueme en Instagram siguenos en facebook

martes, marzo 10, 2020

Juventud enseña sus mollerosni

A este proceso electoral, cargado de singularidades, se añade la presencia de los jóvenes que saltaron por encima de la protesta para eludir la encerrona contra el diálogo y rechazaron ser cómplices de una reunión ilegal que busca legalizar la trampa en los comicios. La tratativa oficial quedó desnuda.
Esta participación llena de alegría. Los jóvenes ponen un toque de optimismo al futuro porque no son indolentes ni apáticos, como han querido decir.
Otra vez, cuando la patria los llama, están ahí.
Mientras algunos adultos mayores consumen su ancianidad en la pira de la complicidad con la trampa, el país joven se alza en rebeldía exigiendo su espacio y quitando el velo a las marrullas. No quieren acuerdos de aposentos.
El gobierno los ataca con bombas y agentes pagados. Los intentos de descrédito son múltiples, incluso han pretendido dividirlos resaltando supuestas diferencias de clases, pero ellos están más firmes y a golpes de cacerolas acallan las bocinas oficiales.
Esta madura muestra de cultura política enseña que debajo de la piel late un corazón democrático y con fuertes huesos dispuestos a la lucha. La juventud muestra sus molleros. Es una gesta en la que me siento heredado. Los hijos y nietos de Abril están mostrando su puño iracundo reclamando respeto a la Constitución.
Hay que ir a la esencia de las cosas. No hay que estar de acuerdo con el ciento por ciento de sus ideas, basta con entender que esta camada de dominicanos abandona el glamur y las distracciones para poner los puntos en las íes.
El país rechaza que el gobierno intente otra emboscada contra el diálogo solucionador de la crisis electoral poniendo como anfitrión un organismo dependiente del Presidente de la República. Hay que respetar la Constitución y propiciar un encuentro de gente seria para evitar un desbordamiento.
Por Alfredo Freites ;-
Print Friendly, PDF & Email

No hay comentarios:

Publicar un comentario