Publicidad

Siganos en nuestras redes

siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube siguenos en facebook sígueme en Instagram siguenos en facebook

sábado, marzo 07, 2020

Diálogo y gancho

Sondeo,,,,  
A sus 86 años, un tanto marginado de los eventos públicos y de la vida pastoral, a monseñor Agripino Núñez Collado lo han vuelto a tirar a ruedo en el peor momento, en una coyuntura político-electoral en la que pudiera resultar el mayor perjudicado y quien pague por culpas ajenas. 
Concertador por excelencia, se entiende que el influyente manejador de grandes crisis de otros tiempos por gobiernos, oposición y otros grupos sociales ya no está para esos trotes.
El dialogo, el consenso en procura de mejorar diferencias o manejar tranques y crisis siempre son oportunos y beneficiosos para las partes, y para la sociedad, siempre que se desarrollen en un marco de sinceridad, responsabilidad y respetando las normas institucionales del país.
La concertación y puesta de acuerdo sobre asuntos elementales para garantizar que tengamos elecciones limpias y se repete la voluntad del votante dicen desearlo todos, nadie se ha negado.
Pero si el Consejo Económico y Social no es la instancia legal para el manejo de crisis políticas - y que por demás no salió a flote con los llamados pactos fiscal y eléctrico, ¿por qué ahora recurrir a un órgano casi en desuso y con su coordinador subutilizado?
La historia es que luego del expresidente Fernández proponer un consenso en un breve discurso al país, pidió al presidente del CONEP que coordinara con el gobierno- que es parte del problema-, con los actores políticos, con el Episcopado Dominicano, la iglesia evangélica y una figura prestante de la sociedad, entre otros, pero de allá para acá el señor Brache respondió que las” alturas” habían sugerido que las cosas se manejaran a través del órgano consultivo del Ejecutivo. Ya se conoce el resto.
El gobierno central y el PLD necesitaban bajar la presión de los jóvenes en la Plaza de la Banderas y un poco el sonido de los calderos y ollas vacíos que crecía como verdolaga, pero también a la JCE le venía bien un respiro. Y, con exclusiones, invitaciones no aceptadas y el anuncio de diálogos paralelos, se consigue un poco de distracción y de dispersión de la oposición, que bien pudiera ser la apuesta principal en juego desde el poder político (¿).
Aun logrando parte del objetivo, se habría errado en el tiro. Sencillamente, porque además del tema de ley que ha sido ignorado, el órgano, el coordinador y otros escogidos ahora - no solo monseñor Agripino - han renovado el” ruido” sobre Punta Catalina. Como el PRM aceptó participar, ojalá no haya caído en un gancho y afecte la unidad que hace fuerte a la oposición con mas del 70% en las urnas.
Por Luis Encarnación Pimentel ;-
Print Friendly, PDF & Email

No hay comentarios:

Publicar un comentario