Publicidad

Siganos en nuestras redes

siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube siguenos en facebook sígueme en Instagram siguenos en facebook

jueves, diciembre 12, 2019

Médicos sometidos a humillaciones aberrantes durante su especialización

El sistema que forma a los médicos especialistas en la República Dominicana tiene prácticas aberrantes y humillantes. Esos residentes son asumidos como mano de obra barata que sustituye la labor del especialista.
Las consideraciones corresponden al doctor Bienvenido Peña, director de Residencias Médicas del Ministerio de Salud Pública del país. “Se trata de un viejo problema que no puede seguir siendo dejado de lado”, dijo Peña, “el Ministerio de Salud asumió el compromiso de enfrentarlo”.
Aberrante. Según peña, a estos médico en formación les imponen sanciones obligatorias, como las de realizar servicios por 72 horas ininterrumpidas, no asistir a la casa por una semana, les prohíben conversar con sus compañeros de niveles superiores, entre otro tipo de vejaciones.
“Es una verdadera aberración. Les hablan mal, les quitan la post guardia, le ponen horas extra y existe violencia verbal”, asegura la autoridad. Otro médico que forma recursos humanos, coincide con Peña sobre las aberraciones y humillaciones a que someten a los médicos en formación.
Inconcebible. “Les cambian las notas para quemarlos cuando el residente no cae bien a un médico de base, les dañan sus expedientes y les eligen jefes serviles para que haya maltrato y haga valer los abusos y arbitrariedades”, confesó el médico formador.
El problema es de mucha complejidad, pues el sistema es el mejor que hay, pero existen sombras en la calidad de los especialistas que egresan.
En la actualidad existen 3,400 médicos en los 69 programas de Residencias Médicas que funcionan en los hospitales, los centros de patronatos y los hospitales de las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional.
Para Peña, es necesario iniciar ya el cambio de paradigma, de forma que el médico deberá ser formado con calidad y calidez.
“Los residentes son personal auxiliar de los médicos especialistas, son el capital humano del futuro”, asegura el director de Residencias Médicas, una dependencia del Ministerio de Salud.
Demasiado El país sabe cuáles son las plazas que están repletas de médicos especialistas, los gineco-obstetras, medicina interna, los pediatras y los cirujanos.
“En muchos de los hospitales docentes hay más recursos humanos que camas y eso es inconcebible”, asegura Peña.
Al conversar con periodistas de Hoy, Peña analizó que existe un proceso de masificación en la especialización de los recursos humanos, lo cual afecta la calidad. Se buscará disminuir el número de residentes en las especialidades que están saturadas.
Necesidad. El país requiere la formación de emergenciólogos, médicos familiares y cuidados críticos. “Esa es una tarea que no puede demorar”, analiza Peña.
“No sabemos cuántos ginecobstetras necesitamos en Pedernales y se forma un número importante que se quedan sueltos”, asegura.
Peña dice que como consecuencia de eso, el país tiene pediatras contratados por RD$20,000 al mes, “es decir, ganan la mitad de lo que devengaban cuando eran residentes y hacen 10 servicios de guardia al mes”.
La función del Servicio Nacional de Salud (SNS) es la contratación de los médicos, pero la formación es un tema del ministerio, asegura el gerente y clínico.
Saturación. Para este año, el sistema tiene aproximadamente 3,400 especialistas en formación, de esos, 155 están en cinco programas de la maternidad Nuestra Señora de la Altagracia, en Santo Domingo. Son avalados por la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD).
Además, el hospital Padre Billini, cerrado por remodelación, tiene 98 médicos en formación, son avalados por esa academia y la Universidad Iberoamericana (Unibe). El hospital Robert Reid Cabral tiene 159 médicos en formación para pediatras, el programa es avalado por la estatal.
En cambio, la maternidad San Lorenzo de Los Mina tiene 201 residentes, el número es desproporcionado y satura al mercado, asegura el gerente.
Del mismo modo, el programa de residencia del hospital Darío Contreras tiene 120 médicos que se forman para especialistas, mientras el hospital Francisco Moscoso Puello tiene 190 médicos en los diferentes niveles de formación.
En hospitales
El hospital Luis Eduardo Aybar, con siete años sin funcionamiento, tiene 188 médicos en formación, son avalados por la UASD y la Universidad Nacional Pedro Henríquez Ureña (Unphu). El Centro de Diagnóstico, Medicina Avanzada y Telemedicina (Cedimat) tiene 67 y el Hospital General de la Plaza de la Salud tiene 81. El Inden tiene 32 médicos residentes; Patología Forense tiene 20 potenciales especialistas, el Instituto de Dermatología tiene 36 residentes, mientras el de Oncología tiene 22 médicos en formación. El estado paga aval de universidades.
Print Friendly, PDF & Email

No hay comentarios:

Publicar un comentario