Publicidad

Siganos en nuestras redes

siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube siguenos en facebook sígueme en Instagram siguenos en facebook

sábado, abril 27, 2019

Vídeo (📽): Estas son las imágenes con las que, supuestamente, cinco españoles intentaron extorsionar a Assange. Ahora se ha querellado

Julian Assange se querella contra cinco españoles por extorsión,,, 
La Policía está investigando al periodista Pepe Martí -un periodista condenado a tres años por estafa- y a otros cuatro empleados de la agencia que éste dirige con sede en Alicante.
El ciberactivista Julian Assange ha presentado una querella en la Audiencia Nacional contra cinco ciudadanos españoles por organización criminal y extorsión y contra empleados de la embajada de Ecuador en Londres y funcionarios del ministerio de Exteriores ecuatoriano por delitos contra el honor y contra el secreto de las comunicaciones abogado cliente.

El material con el que intentaron extorsionar a Assange 

La Policía está investigando al periodista Pepe Martí -un periodista condenado a tres años por estafa- y a otros cuatro empleados de la agencia que éste dirige con sede en Alicante después de que todos ellos pidieran 3 millones de euros por vídeos, audios y documentación fotografiada obtenidos del interior de la legación diplomática ecuatoriana en Londres. Según la querella, "de los hechos presentados se desprende la presunta existencia de una organización criminal transnacional que opera al menos en Londres, Ecuador y España con la aparente finalidad de cometer graves ilícitos penales".
Según la defensa de Assange encabezada por el ex juez Baltasar Garzón, el cambio de Gobierno en Ecuador implicó también un cambio de postura respecto a la concesión de asilo para Julian Assange y el inicio de la "fundada sospecha" de que se estaba produciendo un espionaje en el interior de la embajada que tenía como objeto a Assange pero se extendía a los abogados, los médicos y al resto de los visitantes de su defendido.
Estas sospechas quedaron confirmadas cuando hace un mes, el editor jefe de WikiLeaks, Kristinn Hrafnsson, detectó un anuncio en Twitter en el que se ofrecía documentación relativa a Julian Assange y con la ayuda de dos intermediarios, se puso en contacto con las personas que estaban tras el anuncio. Primero lo hizo por teléfono y después a través de los correos electrónicos. Sus interlocutor, que respondía al nombre de Pepe le indicó que "el precio del material es a partir de tres millones de euros y que, de no abonar dicha cantidad, empezarían a publicar ese material a través de los medios de comunicación". Según la querella, el citado Pepe advirtió al editor de WikiLeaks que otras personas estaban interesadas en el material y que debía viajas a España para verlo.
Kristinn Hrafnsson solicitó que fueran más específicos respecto al material que sus interlocutores estaban ofreciendo y obtuvo capturas de pantalla de diferentes elementos. "Las notas legales de la carpeta personal de uno de los abogados del Sr. Assange, a quien habrían fotografiado el material dentro de la embajada durante el receso de una vista con autoridades judiciales ecuatorianas por videoconferencia"; documentos de médicos y grabaciones con terceras personas "que sólo habrían podido ser acopiados por una sofisticada estrategia de monitoreo interno que inexplicablemente habría terminado en manos de este grupo de españoles".
Los documentos adjuntos enviados acreditarían que las conversaciones con los abogados del Sr. Assage podrían haber sido grabadas. De hecho, según los abogados defensores de Assange entre las carpetas se encontraba una "muy significativa denominada 'comunicaciones Baltasar Garzón' en la que se contendrían con casi total seguridad las conversaciones privadas del Sr. Garzón". Otra carpeta denominada "Watsapp" alertó al querellante de que se podrían haber volcado los teléfonos de los abogados al ser dejados en la entreda de la misión diplomática cada vez que accedían.
El editor jefe de Wikileaks concertó una entrevista el pasado dos de abril, primero en un apartamento y después, ante los temores de Pepe, en un hotel de la Plaza de Santa Ana de Madrid. El interlocutor de Kristinn Hrafnsson, se presentó con su nombre verdadero, Pepe Martí y llevó con él a un joven experto en informática y a otro hombre "que hablaba inglés fluido".
Permanecieron allí 3 horas mirando el contenido de las 103 carpetas que había en el ordenador. entre las grabaciones se encontraba una en la que Assange indicaba "que había sido vendido por el Gobierno de Ecuador a los Estados Unidos". "Cada esquina de la embajada había sido grabada, incluso las áreas más privadas... tenían incluso los correos privados de los visiantes del Sr Assange ala embajada", describe la querella.
El editor jefe de WikiLeaks, tras esa reunión y por consejo del despacho de abogados de Garzón denunció el caso ante la sección de Secuestros y Extorsiones de la Brigada de Delitos contra las Personas de la Policía. Desde las instalaciones policiales y a instancias de los agentes realizó una primera llamada para concertar otra cita a la que asistió uno de los letrados de la firma, Aitor Martínez. Pepe, que se hizo acompañar por otro informático asesor insistió en el hecho de que "existen muchos medios de comunicación interesados en el material del que disponen, tales como Televisa, la ZDF de Alemania o la Sexta en España".
La policía británica detiene a Julian Assange tras siete años de encierro EL MUNDO 
La querella recoge la rueda de prensa que los representantes de Wikileaks ofrecieron en Londres el pasado 9 de abril denunciando el asunto y adelantando su intención de denunciar esta situación a Naciones Unidas "dado que el Relator Especial de la ONU para el Derecho a la Privacidad había anucniado una visita a la embajada para chequear la situación el 25 de abril".
Menos de 24 horas después, "las autoridades ecuatorianas deciden poner fin al asilo diplomático de forma unilateral y arbitraria".
La querella denuncia que hasta el momento "la Policía no ha procedido a la detención de esas personas y a la consiguiente incautación de material aunque nos encontramos ante un delito flagrante y con un riesgo claro de ocultación de pruebas".
La defensa de Assange advierten de que su presunto extorsionador sabe que la Policía le está vigilando e informan de que el 10 de abril se produjo "una nueva comunicación en la que se siguen solicitando 1.500.000 euros" y de que el contenido de las carpetas está empezando a ser difundido por los medios británicos.
Los querellantes denuncian "una presunta estrategia de espionaje de las autoridades ecuatorianas sistematizando un material que habría acabado en posesión de la presunta organización criminal que es dirigida desde España".
Print Friendly, PDF & Email

No hay comentarios:

Publicar un comentario