Publicidad

Siganos en nuestras redes

siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube siguenos en facebook sígueme en Instagram siguenos en facebook

martes, enero 29, 2019

Un país minado de mafias

Las mafias han sentado sus reales en muchos campos de la actividad productiva del país, adquiriendo en determinadas circunstancias más poder que el mismo Estado.
Es tanto el poder, que son capaces de defraudar al fisco con miles de millones de pesos en contubernio con militares, jueces y personas que trabajan en entidades del Gobierno, sin mayores consecuencias.
Es el mismo patrón que aplican esas mafias a sus operaciones con los contrabandos de bebidas, cigarrillos, medicinas adulteradas, drogas y armas, o para la falsificación de la identidad nacional y de innumerables productos que los consumidores adquieren sin imaginarse los riesgos que entrañan para su salud.
La existencia y operaciones activas de estas mafias ha configurado lo que una vez llamamos la “sociedad del engaño”, en la cual imperan las más inimaginables formas de estafas, técnicas de evasión y elusión impositiva, acompañadas, en no pocos casos, de chantajes, secuestros o asesinatos perpetrados por el sicariato.
Con ese poder acumulado es obvio que cuando el Estado decide enfrentar sus operaciones de evasión impositiva hagan todo lo posible por neutralizar la acción fiscalizadora, utilizando todas las artimañas posibles y valiéndose de las redes de apoyo que les dan funcionarios, militares y jueces comprados.
La sociedad debe saber esto. Debe estar consciente de la magnitud de su poder de intimidación y de retaliación. Y de su capacidad hasta para doblarles el pulso a las autoridades, cuando estas le marchan de frente para ponerle fin a sus afrentas.
En estos momentos, según sabemos, los principales funcionarios del sector recaudador de impuestos, comenzando por su director, se encuentran bajo rigurosa protección militar, ante los temores de que al cortar un flujo multimillonario de operaciones mafiosas, las represalias y venganzas no se dejen esperar.
A estos funcionarios y a sus familiares hay que darles el mayor apoyo para que no se acobarden ni salgan huyendo de los puestos y, en cambio, continúen ejerciendo su autoridad para desmantelar este entramado de engaños del crimen organizado, que sangra y debilita al Estado y a la sociedad misma.
Tomado del editorial de
Un país minado de mafiasde la fecha ;-
Print Friendly, PDF & Email

No hay comentarios:

Publicar un comentario