Siganos en nuestras redes

siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube siguenos en facebook sígueme en Instagram siguenos en facebook

jueves, junio 21, 2018

PRM y PLD cojean del mismo pie (1)

El PRM y el PLD tienen canales divisorios que los obligan a tener cargas distintas en cada rivera. En el opositor, Luis Abinader lucha de manera silenciosa contra los caballos de Troya que deja esparcidos Hipólito Mejía, mientras que los morados se enfrentan por las aspiraciones de reelección de Danilo Medina, y la pretensión declarativa de Leonel Fernández que sustenta en la Constitución. Los intereses unen y dividen. En el PRM, Abinader sabe que Hipólito cuenta con los recursos del erario para su campaña, que será de allante contra Medina.
El cibaeño hace un bulto con aspavientos de oposición mientras amarra a sus diputados para forzar a la otra banda a que haga un enfrentamiento blando contra Danilo. Abinader está entrampado. No ha querido enfrentar la reelección por temor a que pierda unos diputados. Hace unas declaraciones firmes que no puede retener en el tiempo porque los troyanos hacen su labor de zapa por la influencia palaciega. Sus allegados del sector Hipólito le aconsejan no meterse en el pleito del PLD porque luego tendrá que pelear contra Leonel como candidato presidencial.
El más joven de los candidatos tiene que definir cuál es el primer primero. Ciertamente, Abinader tiene que analizar sus posibilidades de vencer la reelección si Danilo lograra colarse, habida cuenta que el Presidente de la República pondría todos sus bonos a favor de Hipólito para derrotarle. Serían dos contra uno en la precampaña del PRM. Las encuestas marcan a Leonel y Abinader. Son los punteros de los estudios de opinión, pero eso no basta. Recuérdese que en el 2011 Hipólito iba con muchas cabezas de ventaja, y Fernández hizo un quilin desde el poder y ganó Danilo. Lo demás es historia aunque la referencia vale. A todas luces lo conveniente para Luis y aspirante peledeísta es evitar la reelección ya que lo otro es el porvenir. En los enfrentamientos en torno a la Ley de Partidos pasa inadvertido que lo esencial es la disputa por las candidaturas presidenciales.
Si no existen primarias abiertas y se mantiene que los partidos sean los que manejen la organización de sus campañas, de acuerdo con los estatutos de cada entidad, las candidaturas serán fluidas. La lucha contra el poder es ardua y sembrada de minas antipersonales. La indecisión sobre ese tema puede ser fatal para Abinader. La reelección está decidida y tiene dinero para comprar conciencias.
Por Alfredo Freites ;-
alfredofreitesc@gmail.com
Print Friendly, PDF & Email