Siganos en nuestras redes

siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube siguenos en facebook sígueme en Instagram siguenos en facebook

lunes, abril 09, 2018

TSE y los partidos

HISTORIA AMENA.- Entre reformistas se cuenta una historia que da más ganas de reír que de llorar. Amena, pero tan amena que parece un sueño de mañana en domingo antes de cantar la lotería. Supieron el jueves que, el Tribunal Superior Electoral había fallado y que era cuatro a uno a favor, e incluso, contentos, se reunieron en la casa de uno de sus dirigentes a comentar, celebrar y decidir próximos pasos. Todo eso ocurrió con el gallo en la funda, pero a la hora de la faena, ya en el coliseo, no era tan altivo ni de tan bonitas plumas.
Era ciertamente cuatro a uno, pero no a favor, sino en contra. ¿ Qué realmente había pasado ? Unos hombres vestidos de negro, como si se tratara de una novela de John Grisham, habían cambiado la sentencia. No habían ganado, tampoco perdido, pero la situación volvía a su posición anterior. Impugnarla no era posible, como tampoco acatarla más allá de sus términos. Si Quique Antún hubiera resignado la presidencia, ésta hubiera ido a manos de Luis Bogaert, en su condición de primer vicepresidente. La iglesia – al fin -- en manos de Lutero después de tanto luchar en contra de la reforma. Todavía no se tienen claras las decisiones, ni se conoce la reacción de los disidentes, pero sí determinado a no entregar…
A LA MANERA PRD.- Los reformistas piensan hacer como los perredeístas e irse por la tangente. Como el fallo que los afecta se parece al de los perredeístas, la reacción sería semejante. Acatar como acató Miguel Vargas la sentencia del Tribunal Superior Electoral, y con alegato más, alegato menos, quedarse al frente del partido. Quique Antún, al igual que Vargas, no entregará la corona ni cederá el trono. Y por igual las demás posiciones que se corresponden con el mandato anterior que -- se dice -- sigue vigente. Aunque ese no sería el caso de Eddy Alcántara y la presidencia en funciones de Ito Bisonó. Alcántara sale y Bisonó retorna, si se acepta la decisión del TSE que anula lo principal y lo accesorio de la asamblea en conflicto. Los seguidores de Antún no parecen estar a una, en cuanto a estrategia, pero sí respeto a que debe mantener el mando. Fértiles de mente, algunos plantean lo de ‘Las Mil y una Noches.’ Hacer un cuento nuevo cada día. Error de carpeta. Un golpe de mano no se puede subsanar con otro golpe de mano, sino con un golpe de institucionalidad. Los reformistas de la franquicia, como se les llama, o de la disidencia, nombre alterno, están obligados a volver a la legalidad, por muy dura y difícil que sea. El TSE no resuelve nunca, sea lo que fuere que falle. Solo acredita, y en política hace falta algo más. El consentimiento de las partes…
A MENOR COSTO.- Los estrategas reformistas de oficio consideran que la contrariedad provocada por el fallo del Tribunal Superior Electoral, no es nada del otro mundo o que no pueda remediarse. Con conocimiento de causa y de campo, creen que todo puede resolverse a menor costo y tiempo, incluso sin prisa, si el TSE no dio a los reformistas plazos perentorios como a los perredeístas. Quique Antún, bajo ese predicamento, podría salirse de nuevo con las suyas, y sin el consiguiente fastidio del órgano. Solo hacer las cosas como Dios manda y la ley impone. La noción sería práctica y utilitaria. Un partido como el Reformista que maneja 18 millones de pesos al mes, puede celebrar una asamblea cuando quiera y sus directivos lograr que se apruebe lo que desee. Con un cero mata cero, el gasto sería menor de seis millones de pesos, pues los favorecidos se acogerían a las limitaciones y admitirían las precariedades. El cuórum no sería problema, y se vio que las dos asambleas no fueron anuladas por falta de gente o de calidades, sino por asuntos de convocatoria. Si se deja de lado lo artero, lo engañoso, y se deja trabajar a la transparencia, el resultado podría ser inobjetable.
Incluso, como se entrevén las cosas, habrá que atender más el cartón del Tribunal que de los oponentes internos. Antes se decía que, después del palo dao ni Dios lo quitaba. Ahora no puede aplicar ese criterio, pues el palo dao el TSE lo quita…
CUESTIONES MENORES.- Este Tribunal Superior Electoral, lo mismo que el precedente, tiene una intención que a los partidos les resbala. O no advierten. Que los dirigentes resuelvan entre sí antes de acudir a su instancia legal, pues los problemas políticos, y en cierto modo personales, deben solucionarse con los instrumentos de la política y de la psicología.
Si los reformistas y los perredeístas celebraran nuevas asambleas, justo que sea con todos o entre todos, de manera que no haya ocasión, circunstancia o condición para someter recursos de amparo o de impugnación ante el árbitro electoral. Incluso deben cuidarse de la peregrina creencia de que el TSE estará disponible para atender, ya no el reclamo de sus derechos desconocidos, sino sus majaderías, sus necedades. Pues como debe saberse, hay de todo en la Viña del Señor.
Escobita nueva barre bien, y el TSE por ahora está haciendo el trabajo a satisfacción. Aún cuando no se corresponde con su naturaleza ni su origen. Acreditada y afamada por el momento, luce impecable. Como no pueden denunciarlo, los partidos y los políticos acogen sus fallos, y como se afirma de viejo: La banca pierde y se ríe. Sin embargo, no debe perderse de vista que una cosa es la forma y otra el contenido.
Los casos puestos sobre el tapete no alteran el orden establecido de la política, y el TSE puede darse esos lujos de decidir a conciencia. Aunque cuestiones vendrán…
Por Orlando Gil :-
orlandogil@claro.net.do
Print Friendly, PDF & Email