Siganos en nuestras redes

siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube siguenos en facebook sígueme en Instagram siguenos en facebook

lunes, 9 de abril de 2018

Respuesta a César Medina

El periodista César Medina en su columna del pasado viernes, volvió a plantear la falsa versión de que nuestro partido, la Fuerza Nacional Progresista, ante una eventual división del PLD podría junto con otros partidos del bloque progresista, tener como proyecto llevar como candidato presidencial al Dr. Leonel Fernández, Presidente del Partido de la Liberación Dominicana, quien ha ocupado en tres ocasiones la presidencia de la República.
El interés evidente del análisis político de Medina pretende enfilar los cañones contra el Dr. Leonel Fernández, situándolo fuera de su organización, el PLD, en el cual, según las últimas encuestas publicadas por la firma Gallup y Asisa, ha tenido una gran y progresiva recuperación en su liderato interno.
Creo que César Medina tiene derecho en sus análisis políticos, de aconsejar y promover una nueva repostulación del Presidente Medina, de atizar una división entre éste y el Dr. Leonel Fernández, que pudiera terminar con la expulsión de Fernández de las filas peledeístas; pero entendemos que para ello no tiene porqué involucrar a nuestra organización, la Fuerza Nacional Progresista, ni mucho menos denostarla como “un partido de pocos votos”, que a su decir solo “hace mucho ruido”.
La historia de la Fuerza Nacional Progresista, y su papel fundamental en la historia política dominicana, es bien conocida por el periodista Medina. Cuando Juan Bosch, en diciembre de 1993, pactó con la Fuerza Nacional Progresista y con el Dr. Marino Vinicio Castillo, y lo proclamara como candidato a Senador por el Distrito Nacional, en su memorable discurso en el Hotel Lina, expresó con respecto al tamaño de la FNP: “¿pequeños? … serán pequeños en tamaño pero grades, muy grandes en su determinación para luchar por esta patria… ” La Fuerza Nacional Progresista y la relación personal de su Presidente con Juan Bosch y Joaquín Balaguer, fueron factores claves, para que ambos líderes pactaran y llevaran al PLD y al Dr. Leonel Fernández al poder en 1996. No tengo en este artículo que referirme a los roles electorales determinantes que ha tenido nuestro partido en diferentes coyunturas electorales después del año 1996, incluyendo el triunfo del actual Presidente Danilo Medina, en el año 2012, de quien fui uno de sus jefes de estrategia y campaña en momentos en que tenía más de  22 puntos de desventaja ante su contrincante, Hipólito Mejía.
Con el Dr. Leonel Fernández, quien en una oportunidad se declaró “vinchista”, nos une una gran amistad personal y familiar. La Fuerza Nacional Progresista decidió voluntariamente abandonar su alianza con el Partido de la Liberación Dominicana y hacer una política de oposición constructiva y firme en defensa de los mejores intereses del país, haciendo énfasis en los desafíos y peligros que implica la invasión masiva de haitianos sobre nuestra nación.
La Fuerza Nacional Progresista no está ni estará involucrada en las contradicciones internas que afectan al PLD. Estamos en la oposición, en un proceso de reorganización y fortalecimiento con una línea clara y definida en aspectos cruciales de defensa de la soberanía dominicana y en momentos en que una buena parte del pueblo dominicano parece haber despertado de la anestesia a que estaba sometido frente al tema haitiano.
Mucha gente de todos los sectores del pueblo que antes no comprendían nuestras preocupaciones sobre el tema y los peligros contra nuestra soberanía, hoy repiten en la calle: “¡Los Vincho tenían razón!” Al parecer los resultados de la encuesta Gallup, Asisa y la designación del expresidente Fernández como jefe de observadores de la OEA en las elecciones de México, ha trastornado los pronósticos que al parecer había hecho el periodista César Medina con relación a sus predicciones para el año 2020. Respeto el derecho que tiene de hacer sus análisis internos en el PLD y predecir el futuro del Dr. Leonel Fernández, sólo le pedimos públicamente, que para ello no involucre a la Fuerza Nacional Progresista, que dicho sea de paso, es la única organización política del país que de manera voluntaria, ha abandonado cargos importantes en el gobierno por defender sus posiciones políticas sobre temas nacionales.
Debe merecer respeto aún de sus más enconados adversarios. Si somos tan pequeños e insignificantes no veo razones por la cual debemos causar tanta preocupación y mención de algunos analistas.
Por Vinicio Castillo Semán ;-
Print Friendly, PDF & Email