Siganos en nuestras redes

siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube siguenos en facebook sígueme en Instagram siguenos en facebook

lunes, 19 de marzo de 2018

Candidatos o buscando muñecos

Un amigo bastante enterado de los entresijos de la política me comentaba que Roberto Rodríguez de Marchena sigue en el puesto porque es de los leales históricos a Danilo Medina. Agrega que el vocero de los tuits palaciegos habló con cabeza propia para decir que solo el actual Presidente puede gobernar este país.
Y no fue así. Marchena obró como interpósita persona. Era vocero del pensamiento e interés de Danilo. Fueron los fuegos de artificio de unos días de altas luces reeleccionistas y que la opinión pública demostró que eso no pasará.
Una acción de ese mismo tenor fue la reunión de Danilo con empleados de alto nivel que dicen aspirar la candidatura presidencial. Fueron convocados al Palacio Nacional y aunque parecía una reunión de intercambio, en realidad era de alineamiento. Si fuera un intercambio entre candidatos y el Presidente quisiera para oírlos, manteniendo su palabra de mantenerse alejado de la reelección, usaría para tales fines un local del PLD, no la casa de gobierno. También hubiera invitado a Leonel Fernández y Margarita Cedeño. Es más, si eso hubiera pretendido, todavía se hablaría de ese gesto y acción. ¡Pero, qué va, nadie muere de ese susto! En realidad, Danilo los convocó debido a que son sus empleados y les bajó línea. Ellos podrían ser el coro para aventura reeleccionista, como sirvió Homero Lajara Burgos a Joaquín Balaguer en un momento en que el PRD se retiró. El político y militar sirvió para justificar el mamotreto electoral. Los aspirantes presidenciales en el PLD son parte del escarceo danilista. Podrían ser usados para una mascarada de competencia interna. Sería un simulacro de lid porque hasta el momento ninguno marca en las encuestas y no por falta de capacidad o talento sino porque las simpatías están muy definidas en el partido morado. Los aspirantes presidenciales morados tienen un deseo más que decisión. Con ellos no ocurre lo que pasaba en el Partido Reformista que Balaguer borraba a quien aspiraba. En el PLD ocurre que quieren ser ministros. Es mejor ser gobierno y dejar que el tiempo pase para atrapar una posibilidad, si se presentara. Forjar una candidatura requiere de mucho trabajo, tiempo y recursos económicos.  Esa situación de ser empleados presidenciales los hace más vulnerables a los manejos reeleccionista. También es posible que en esa reunión palaciega se estuvieran buscando nuevos muñecos para los actos del ventrílocuo Danilo Medina.
Por Alfredo Freites ;-
Print Friendly, PDF & Email