Siganos en nuestras redes

siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube siguenos en facebook sígueme en Instagram siguenos en facebook

jueves, 21 de diciembre de 2017

Órdenes inútiles

Las órdenes de alejamiento que emite la justicia para evitar que hombres resentidos o celosos se acerquen a sus exparejas no han sido del todo efi caces como elementos disuasorios de un ataque o feminicidio.
Muchas de las víctimas de feminicidios lo fueron porque sus exparejas pudieron burlar la medida de coerción, porque nada de orden práctico se lo impedía.
No son sujetos de vigilancia o monitoreo continuo para detectar el momento en el que intentan violar o violan la orden de alejamiento, como tampoco existe un mecanismo excepcional (salvo que no sea el de ingresar a la amenazada a un centro de protección) que resguarde a la mujer de una eventual agresión.
Por eso insistimos en la idea de que se implanten dispositivos electrónicos, como brazaletes, tarjetas o chips adheridos al cuerpo, para chequear permanentemente por medio de localizadores satelitales a los hombres a quienes la justicia les ordena alejarse de sus mujeres, tras una situación de abuso o ruptura.
La lista de feminicidios crece mes por mes, pero lo que llama la atención es que un buen número de las víctimas supuestamente estaban protegidas por las órdenes de alejamiento de sus parejas, disposiciones a las que los hombres jamás hicieron caso alguno.
Han devenido en inútiles o en incapaces de evitar el contacto de esas parejas o exparejas en confl icto, por lo que urge buscar otras alternativas que sean más efectivas para proteger la vida de nuestras mujeres amenazadas.
Tomado del editorial de
Órdenes inútiles
de la fecha