Menu

siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube siguenos en facebook sígueme en Instagram siguenos en facebook

domingo, 26 de febrero de 2017

Se les cayó la máscara

Por mucho tiempo, la llamada comunidad internacional ha querido aparentar que es sensible y hasta doliente de los infortunios de Haití.
Se escudan a menudo en la pobreza de esa nación, en sus irresueltos problemas, en su sombrío futuro, para tener la licencia de asumir su defensa o representación ante el resto del mundo, como un supuesto intermediario de buena fe.
En vista de que la República Dominicana es el país que comparte la isla con Haití, les seduce la idea de que la solución a los problemas de una población pobre y hambrienta los asuma y alivie, en gran medida, el “buen vecino”.
Y bajo tal prisma no tienen empacho en meter sus narices en los asuntos internos de ambos pueblos, pero cargando el dado de las presiones sobre la República Dominicana, a la que frecuentemente han denunciado en importantes foros internacionales como indiferente, discriminatoria y violadora de los derechos humanos cuando aplica medidas migratorias o sus normas constitucionales sobre ciudadanía y nacionalidad.
Pero a la hora de la verdad, es decir, cuando las realidades son crudas y dramáticas (el devastador terremoto de 2010 o las sucesivas epidemias ultramortales de Sida, cólera, malaria y dengue o las catástrofes dejadas por ciclones), no hacen más ni aportan más ni cargan más responsabilidades frente a los desventurados haitianos que la República Dominicana.
Ni siquiera han atendido el llamamiento urgente que ha hecho el secretario general de las Naciones Unidas para reunir 400 millones de dólares que se emplearían en una lucha decisiva contra el cólera, a sabiendas del alto poder mortífero que esta epidemia ha tenido y tendrá en el futuro próximo.
Vale recordar que el brote de cólera que hoy cuelga sobre la conciencia de la ONU fue provocado por el vertido de las heces fecales de soldados que pertenecen a la tropa que esa organización ha instalado en Haití desde hace años, lo que la hace culpable de semejante desgracia.
Ahora la ONU repite la solicitud y apenas ha recibido seguridades de aportaciones por 2 millones de dólares y promesas de otros 7 millones de dólares. Esto hace temer que el imperativo plan de emergencia humanitaria quede malogrado en su mismo punto de partida.
Otra vez se les cae la máscara a una hipocresía de solidaridad que solo funciona de la boca para afuera.
Tomado del editorial de
 Se les cayó la máscara
de la fecha