Menu

siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube siguenos en facebook sígueme en Instagram siguenos en facebook

jueves, 23 de febrero de 2017

Odebrecht ¡Ay Odebrecht!

El Listín reveló ayer la  escalofriante  estructura mafiosa de Odebrecht. El mundo del cine acaba de ganarse un filme. El entramado no era solamente para pagar  sobornos a fin de obtener obras o retener el cliente sino que estaba incluido  el financiamiento a funcionarios, dirigentes  y partidos políticos, dentro y fuera de Brasil. Los dirigentes de la empresa crearon  una intrincada organización transnacional para delinquir.
Odebrecht aumentó sus operaciones en virtud de esta estructura mafiosa que pagaba sobornos no solo para ablandar  y hacer pasar sus proyectos derribando la competencia con malas artes, sino que también financiaba campañas electorales para establecer compromisos invisibles con quien resultara  presidente electo.
La empresa construyó una estructura secreta que operaba correos digitales de alta seguridad y entregaba sofisticadas contraseñas a sus operadores. Incluso compraron una sucursal bancaria para tenerla de nido y mampara de sus operaciones. Los ejecutivos de esta red mafiosa eran anónimos. Su desempeño era con seudónimos. “El Empleado 1” era quien recibía todos los informes y daba el visto bueno a contactos y operaciones delictivas.
A los fines de reparto de las coimas y visitar los contactos encargados de esos menesteres el “Empleado 6”  se desplazaba dentro de su burbuja de impunidad.  Era quien en directo aprobaba la entrega de los recursos ilegales.
Odebrecht operó como una banda de delincuentes. Una asociación de malhechores sin escrúpulos concebida y ejercida para defraudar los estados de 12 países.
A los ojos de la prensa internacional la identidad de los Empleados del 1 al 6 permanece desconocida pero no así para la justicia norteamericana que hizo un acuerdo con Odebrecht.
La indagatoria con respecto a la República Dominicana requerirá de mucha voluntad política debido a la sofisticación con que actuaban desde allá y los de aquí.
Las autoridades brasileñas han golpeado la estructura delincuencial,  encarcelando a unos cuantos de los ejecutivos que con el fin de lograr rebajas en sus condenas han cantado como canarios. En ese país la cantidad de personajes  que podrían ir a prisión podría aumentar, sin embargo  también se nota que hay interés de proteger a Odebrecht y otras empresas. Evitan que quiebren porque  generan  empleos y divisas.
Las sumas involucradas son millones de dólares. Operaciones de lavado y trasiego de dinero que únicamente se asemejan a las atribuidas a los carteles de drogas. Y pensar que esas brasileñas son empresas privadas.
¿Quién imita a quién?
Por Alfredo Freites ;-
alfredofreitesc@gmail.com