Siganos en nuestras redes

siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube siguenos en facebook sígueme en Instagram siguenos en facebook

domingo, 5 de febrero de 2017

No pueden ser tan “agalluses”

Desde el momento en que se asignó un presupuesto para la educación, equivalente al 4 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), el sistema ha experimentado un cambio del cielo a la tierra en comparación con el pasado.
No solamente se construyen nuevas escuelas y se amplían otras, sino que la introducción de la tanda extendida, con desayuno, comida y merienda gratis para los estudiantes, ha obligado a un aumento de las plazas para profesores.
Los maestros fueron favorecidos con reajustes en sus salarios y hoy por hoy miles de profesionales acuden a los concursos para optar por una de esas plazas, tomando en cuenta la mejoría del salario.
Concomitantemente con estos logros, se aprecia un gran esfuerzo del ministro de Educación, Andrés Navarro, para equipar escuelas, para introducir talleres de técnicas y tecnologías y para atender algunas necesidades especiales de los miembros del magisterio.
Se reunió con todos sus representantes en visitas a las diferentes regionales del país, tomó nota de casi 70 mil observaciones hechas por ellos y por los padres de los alumnos, y les prometió que en la medida de las posibilidades las irá atendiendo.
Resulta ahora un tanto extraño que se esté convocando a un paro general en demanda de un 25 por ciento más de aumento salarial y que en algunas provincias, como Barahona, las clases hayan estado interrumpidas desde que se reinició el año escolar.
A esta exigencia le acompañan otras, como por ejemplo adecuar más escuelas para la tanda extendida, entregar los registros escolares, libros de texto y la creación de nuevos laboratorios, pero que sea ya, es decir, inmediatamente.
Esto es ser demasiado “agalluses” si nos vamos al aspecto salarial, que hoy se encuentra en niveles tales que mucha gente quiere ser maestro, aunque se haya graduado de otras profesiones.
Lo peor es que, para hacer sentir estos reclamos, han interrumpido la docencia y amenazan ahora con una parálisis nacional, sin tomar en cuenta el enorme perjuicio que están causando a millones de niños y adolescentes, la mayoría de familias humildes, quienes por tales causas no pueden recibir educación regular ni de calidad en estos momentos.
Tomado del editorial de
No pueden ser tan “agalluses”
de la fecha