Siganos en nuestras redes

siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube siguenos en facebook sígueme en Instagram siguenos en facebook

martes, 28 de febrero de 2017

El discurso del Presidente (1)

El presidente Danilo Medina dio a conocer ayer al país los que considera son logros importantes del gobierno durante el 2016, destacando las acciones tendentes a mejorar la educación y la salud, así como la dignificación salarial de la empleomanía de esos dos sectores en el ámbito público.
“Creo firmemente que el crecimiento de un país no puede sostenerse sobre salarios de miseria.
Siempre lo he defendido y he hecho todo lo posible para que, de forma responsable con las finanzas públicas, comenzáramos a cambiar esa realidad”, expresó el mandatario ante la reunión conjunta de las cámaras del Congreso Nacional, invitados y el cuerpo diplomático.
Y al enfatizar que el propósito del gobierno es mejorar los ingresos de los asalariados del sector público, el gobernante declaró que dadas las limitaciones en las recaudaciones, se ha propuesto reajustar los salarios de un sector cada año.
Como ya lo hizo con los profesores y los trabajadores sanitarios, este año 2017 lo hará con los policías y soldados que llevan la carga de luchar contra la delincuencia y proporcionar seguridad a los ciudadanos.
Lo que acaba de anunciar el presidente Medina es un sistema de incentivos para los miembros de la Policía Nacional que elevaría los sueldos por rango en más de un cien por ciento retroactivo al 1° enero de este año, además de pagos adicionales por desempeño y facilidades para adquirir viviendas.
Por lo dicho por el Presidente, similar reajuste e incentivos se harán con los miembros de las tres ramas de las Fuerzas Armadas (Ejército, Armada y Fuerza Aérea), pero a partir del 1° de julio de este año.
Y como su visión es que con salarios de miseria no se sostiene el crecimiento, pidió al sector privado también mejorar los sueldos, porque “no podemos, realmente, poner en marcha un círculo virtuoso de consumo y empleo en un país donde millones de personas viven con salarios por debajo de los diez mil pesos mensuales”.
Si el gobierno aplica estos reajustes en los hechos –y no tenemos duda de que tiene la disposición de hacerlo- se sentaría la base para estimular a los policías y militares a consagrarse a su trabajo con interés, mayor honor y ética que en las actuales condiciones, donde apenas pueden supervivir.
Eso, a su vez, contribuirá en gran medida a que la lucha contra la delincuencia sea más eficaz y a satisfacer una de las mayores aspiraciones de los dominicanos: vivir libres del miedo y el sobresalto en todos los lugares.
Tomado de editorial de
El discurso del Presidente (1)
de la fecha