Siganos en nuestras redes

siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube siguenos en facebook sígueme en Instagram siguenos en facebook

viernes, 16 de diciembre de 2016

El increíble viaje de dos irlandeses borrachos hasta el frente de combate iraquí

Dos jóvenes mochileros irlandeses deciden, tras una noche de mucho whisky, visitar la peligrosa linea de combate entre los peshmergas kurdos y el Estado Islámico.
Cuando uno empieza a beber whisky en compañía la noche puede terminar de muchas maneras diferentes, pero para dos mochileros irlandeses que se hallaban viajando por el Kurdistán, una fiesta que empezó en un bar en la ciudad de Suleimaniya terminó llevándoles a la línea de combate, donde pudieron presenciar la batalla entre los combatientes kurdos, los peshmerga, contra el Estado Islámico.
Will Meara, de 26 años, y Craig Reynolds, de 24 años, lo explican en su blog: "La noche pasaba, botella tras botella, chupito tras chupito y vaso tras vaso, hasta que nos dimos cuenta de que éramos los únicos que quedaban en el bar, situado a las afueras de la ciudad"...y de repente, el teléfono de uno de ellos sonó. Un hombre al que conocían de hace poco, (y al que se refieren como "nuestro nuevo amigo en la ciudad") les hace una propuesta inverosímil: "¿Os apetece ir al frente de combate para ver la guerra?". Tardaron en asimilar la pregunta, pero no tardaron mucho en aceptar. "Era algo que teníamos que hacer"
Su nuevo contacto en la ciudad resultó ser buen amigo de un general de las fuerzas kurdas, según explican Will y Craig. Una vez en la zona de combate, aseguran haberse sentido seguros, aunque de vez en cuando afloraban los nervios, como cuando uno de los guías empezó a parecer asustado, o cuando se les sugirió que se tumbaran en el camión hasta terminar de atravesar una área peligrosa.
Una conducta "temeraria e ingenua"
El analista de seguridad Tom Clonan dijo al diario irlandés 'Independent' que la conducta de los jóvenes viajeros había sido "temeraria" e "ingenua", y concluyó que no deberían haber hecho una excursión tan peligrosa. Por su parte, Will y Craig aseguran que estaban totalmente advertidos sobre los riesgos a los que se exponían y que se les dio mucha información útil antes de iniciar su atrevido viaje. 
Los jóvenes mochileros han dicho también que esperan que la repercusión de esta noticia llame la atención sobre su viaje y ayude a cambiar la percepción de los habitantes del Medio Oriente, y demuestre lo hospitalarios y amables que pueden ser los lugareños en el terreno. Han impulsado también una campaña con el objetivo de recaudar dinero para los campamentos de refugiados que acogen a quienes huyen de Mosul a causa de la guerra.