Menu

siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube siguenos en facebook sígueme en Instagram siguenos en facebook

lunes, 26 de diciembre de 2016

Castigo ejemplar a esos maleantes

Durante la semana pasada los dominicanos vivimos dos episodios verdaderamente vergonzosos porque exponen en toda su desnudez la falta de escrúpulos y el irrespeto a las más elementales normas de convivencia entre personas civilizadas.
El miércoles un grupo de motociclistas sustrajo numerosas cajas que llevaba una camioneta destinada a entregar alimentos navideños del Plan Social de la Presidencia, en pleno elevado de la avenida 27 de Febrero, en el corazón de la ciudad de Santo Domingo.
Ese mismo día varios encapuchados armados de pistolas irrumpieron en un área restringida del muelle de Boca Chica y se llevó un furgón cargado de televisores.
Parece increíble el nivel de desfachatez a que están descendiendo jóvenes de este país.
Pero lo peor sería que esta sociedad no reaccione ante este tipo de vagabundería y dé una respuesta desde la ley y el orden para disuadir a ese tipo de delincuentes que exponen ante el mundo un bochorno mayúsculo en un país que recibe cada año a seis millones de turistas.
¿Qué puede pensar un turista que ve en la televisión este tipo de salvajismo? ¿Se animaría a volver a este país y a enviar a sus hijos a disfrutar de los encantos de este destino?
La condena más enérgica tiene que caer sobre este tipo de acciones y la autoridad está en la obligación de identificar, detener y castigar en forma ejemplar a los perpetradores de este tipo de desafío a la ley y el orden.
La cárcel es el único lugar donde deben estar los delincuentes que protagonizaron ambos asaltos y la justicia debe dar un ejemplo para que todos sepan que aquí quedan autoridades que no toleran esas barbaridades.
Este país tiene experiencia de largos períodos de dictadura en los cuales ningún dominicano se ha atrevido a desafiar la autoridad con ese tipo de ratería. Si bien nosotros repudiamos y combatimos toda forma dictatorial de gobierno, no está de más recordarle a ese tipo de delincuentes que la ley bien aplicada es más efectiva que una tiranía.
Autoridad y sociedad tienen que interponer el esfuerzo conjunto para que este tipo de asaltos no se siga registrando, sino que por el contrario hay que dar una respuesta contundente para que quienes se atrevan a desafiar el orden, sepan que tendrán una respuesta disuasoria eficaz, desde la ley y el orden, nunca con la arbitrariedad.
Tomado del editorial de
Castigo ejemplar a esos maleantes
de la fecha