miércoles, 23 de noviembre de 2016

La predicción de un juicio político a Trump

Allan Lichtman, el profesor estrella de American University que pronosticó -contrariamente a lo que decían casi todas las encuestas- el triunfo del presidente electo Donald Trump en las elecciones de Estados Unidos, está haciendo ahora un nuevo pronóstico tanto o más audaz: que Trump será sometido a un juicio político.
Lichtman, quien ha pronosticado con exactitud casi todas las elecciones desde 1984, dice que basó su predicción de que Trump ganaría en un método estadístico de 13 preguntas. Las preguntas son sobre temas generales, como el estado de la economía, y ni siquiera consideran las encuestas. Las encuestas son sólo “fotografías” de la realidad en un momento dado, que son inútiles para predecir un resultado el día de las elecciones, dice el profesor.
Curioso acerca de sus osados pronósticos, le pregunté cómo cree que será la presidencia de Trump. Lichtman me dijo que, a diferencia de su predicción sobre la victoria de Trump, que se basaba en un análisis estadístico, su pronóstico sobre un juicio político “está basada en mi intuición”. Pero añadió inmediatamente que hay dos razones por las que su pronóstico de un juicio político no es descabellado.
“Número uno, Trump ha jugado audazmente con la ley toda su vida”, dijo Lichtman. El profesor citó el uso dudoso de Trump de su fundación de caridad para comprar bienes para sí mismo y para liquidar sus deudas comerciales, las empresas de Trump que exploraron negocios en Cuba en posible violación del embargo de Estados Unidos, el juicio contra la Universidad Trump, las más de una docena de mujeres que han acusado a Trump de acoso sexual, y el hecho de que los hijos de Trump seguirán manejando su imperio comercial, lo que podría conducir a todo tipo de conflictos de intereses.
“En segundo lugar, Trump es un cañón suelto, impredecible, incontrolable”, prosiguió Lichtman. “Y los republicanos están preocupados por Donald Trump, pero les encanta el [vicepresidente electo] Mike Pence, porque es un republicano conservador y previsible”.
“De manera que aunque un juicio político es difícil, es ciertamente una posibilidad bajo el presidente Trump”, agregó Lichtman. “No olvidemos que fue una demanda civil presentada por Paula Jones alegando acoso sexual la que abrió la puerta al juicio político contra Bill Clinton”.
Cuando le pregunté qué es lo que más le preocupa de Trump, Lichtman me dijo que “la gente como Stephen Bannon”, el ex jefe del sitio web Breitbart News que fue nombrado por Trump como su principal estratega en la Casa Blanca. “En Breitbart, Bannon patrocinó material racista, supremacista blanco, antisemita y misógino”, dijo el profesor.
Lichtman concluyó: “Y la otra cosa que me preocupa es la propensión de Trump a ser autoritario, su admiración por un dictador extranjero como Vladimir Putin. Me asusta realmente, no tanto por sus políticas, sino por su personalidad autoritaria”.
Mi opinión: No veo un juicio político en el horizonte cercano, principalmente porque el Partido Republicano de Trump controla las dos Cámaras del Congreso.
Un juicio político tiene que ser aprobado por una mayoría en la Cámara baja, y luego va al Senado, donde se realiza una investigación que -si se juntan dos tercios de los votos- puede llevar a una condena. Dos presidentes -Andrew Johnson y Bill Clinton- fueron acusados por la Cámara, pero absueltos por el Senado. Richard Nixon renunció durante su juicio político.
Pero Lichtman me hizo pensar dos veces sobre la probabilidad de un juicio político cuando dijo que Trump es un cañón suelto, un hombre convencido de que sabe más que los generales, una persona que está acostumbrada a mandonear a la gente desde que era muy joven y heredó una fortuna de su padre, y que no va a cambiar a los 70 años.
Si Trump es lo suficientemente inteligente como para permitir que sus colaboradores más cercanos controlen sus impulsos y le impidan convertirse en un tirano electo que cree estar por encima de la ley, es poco probable que sea sometido a un juicio político. Pero si Trump se comporta como Presidente tal como se comportó como candidato, cualquier cosa es posible. Ojalá que ocurra lo primero.
Por Andrés Oppenheimer ;-