martes, 25 de octubre de 2016

Venezuela: El Parlamento aprueba un acuerdo que podría dar paso al juicio político de Maduro

La mayoría de derecha en la Asamblea Nacional aprobó un acuerdo que podría dar paso al juicio político del presidente venezolano, Nicolás Maduro, en medio de gritos y protestas por parte del chavismo en el Parlamento.
Los diputados de derecha en la Asamblea Nacional (AN) aprobaron este martes un acuerdo que pretende iniciar un "juicio político" al presidente Nicolás Maduro.
Tal como lo habían previsto, se celebró una sesión con un único punto de "evaluación" sobre la situación del presidente de la República, a quien la oposición acusó de "abandono de cargo", pese a que el Jefe de Estado se encontraba de gira por Medio Oriente para animar las cotizciones del petróleo.
La resolución se aprobó en medio de la protesta y los gritos de los diputados del chavismo, quienes han rechazado la maniobra política por considerarla una violación al orden Constitucional y un intento de reeditar el modelo de "golpe parlamentario". "Este es un intento chimbo, burdo, de copiar el golpe de Estado que ocurrió en Brasil, en Paraguay y en Honduras", dijo el domingo el jefe de la bancada socialista, Héctor Rodríguez.
Mientras se desarrollaba la sesión, miles de manifestantes chavistas colmaban los alrededores de Hemiciclo, en el centro de la ciudad, coreando consignas como: "y va a caer, y va a caer, esa Asamblea va a caer". En paralelo, Maduro llegaba al aeropuerto internacional de Maiquetía, a 20 minutos de la capital venezolana.
La constitución venezolana no prevé ninguna figura de impeachment. La única manera de efectuar un procedimiento similar requiere que el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) tenga la última palabra.
La derecha en el Parlamento se declaró hace un mes en desacato al máximo tribunal y el pasado domingo desconoció abiertamente su autoridad. El chavismo denuncia golpe de Estado.
El domingo 23 de octubre la Asamblea Nacional acordó "declarar la ruptura de orden constitucional y la existencia de un golpe de Estado", cometido por el Gobierno del país. El oficialismo ha denunciado la existencia de una nueva Operación Cóndor hace unos días. Las Fuerzas Armadas de Venezuela expresaron este martes su respaldo a Maduro, rechazando la existencia de un golpe de Estado.
Maduro llega a la marcha
Luego de la decisión de la AN, el presidente Maduro se incorporó a la masiva movilización del chavismo que tiene como punto final el Palacio de Miraflores.
El mandatario calificó las recientes acciones del Parlamento como un "circo" y aplaudió la irrupción de un grupo de chavistas a la sesión extraordinaria celebrada el pasado domingo: "Aquí está un puebo gigante, corajudo y listo para defender la Revolución. Que nadie se equivoque", sostuvo en cadena nacional.
Por su parte, el parlamentario del Bloque de la Patria, Héctor Rodríguez, recalcó que la derecha "ha intentado aprobar un documento que no tiene ninguna base legal, ninguna base constitucional".
"Han querido abrir un juicio político al presidente, facultad que no tiene la Asamblea Nacional según nuestra Constitución. Eso es porque la oposición no cree en la democracia, no cree en la Constitución, ni en el respeto de la voluntad popular", agregó.
Movilizaciones y diálogo
Mientras la situación se tensa aún más con la mayoría de derecha en el Parlamento, el chavismo ha emprendido una iniciativa de diálogo con la oposición, que arrancará su fase exploratoria el próximo 30 de octubre en la isla de Margarita.
Ayer, el secretario general de la alianza opositora, Jesús Torrealba, asistió a la reunión con dirigentes del chavismo, mediada por autoridades de la iglesia católica y la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur).
Sin embargo, la derecha está fragmentada: una parte ha decidido sentarse al diálogo y otra recrudecer la beligerancia contra el gobierno. El segundo grupo está encabezado por el gobernador de Miranda y perdedor de las últimas tres elecciones presidenciales, Henrique Capriles, quien llamó a la "Toma de Venezuela" este miércoles.
Sin anunciar dónde se van a concentrar ni hasta qué punto llegará la movilización, la derecha prevé colmar las calles de Caracas en protesta por la suspensión temporal de referendo revocatorio, decisión que tomó el Consejo Nacional Electoral (CNE) tras las denuncias de fraude introducidas en tribunales penales. Técnicos de oposición admitieron las inconsistencias pero aseguraron que eran "errores humanos".
El chavismo también se movilizará mañana. El lunes, en una rueda de prensa, el vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv) advirtió que la militancia se mantendrá en la calle pero no quiso adelantar los puntos de concentración: "Si ellos (la oposición) no los dicen, nosotros tampoco".
Consejo de Estado
Para este miércoles, Maduro también ha convocado al Consejo de Defensa de la Nación, un órgano que está conformado por los poderes púbicos, salvo el CNE.
El Consejo es el máximo órgano "de consulta para la planificación y asesoramiento del Poder Público en asuntos relacionados con la defensa integral de la Nación", reza el artículo 323 de la Constitución. Maduro ha decidido activarlo porque, a su juicio, es necesario evaluar la tentativa de "golpe parlamentario" de la oposición y la iniciativa de diálogo.
La reunión se efectuará a las 11:00 de la mañana en el Palacio de Miraflores. El presidente de la Asamblea Nacional también fue invitado: "Le voy a dar una última oportunidad a Ramos Allup para que entre por el aro constitucional", apuntó Maduro.
Ya no nos engañan
Desde tempranas horas de la mañana los manifestantes chavistas empezaron a congregarse en varios puntos del centro de la capital para luego confluir en una multitudinaria concentración que cerró justo al frente del palacio presidencial.
Vestidos del habitual rojo, con pancartas y consignas, miles de personas identificadas con el gobierno socialista hicieron el recorrido que incluyó el paso al frente del edificio de la Asamblea Nacional, donde se detenían a gritar cantos de guerra como: "si se prende un peo (problema), con Maduro me resteo" y "Venezuela no es Brasil".
La señora Iris Álvarez, habitante de la popular parroquia 23 de Enero, llegó a uno de los puntos de concentración desde las 7:00 de la mañana y explicó a RT sus razones para asistir a la marcha: "Ellos (la oposición) quieren dar un golpe parlamentario pero no lo van a lograr porque aquí hay un pueblo, el pueblo está en la calle y en paz. ¿A quién van a engañar? A nosotros no".