miércoles, 22 de junio de 2016

“¡Virgen de la Altagracia y qué es lo que van a hacer, pellízquenme!”

QUISQUEYA, San Pedro.-“Virgen de la Altagracia y qué es lo que van a hacer, pellízquenme”, fue la expresión de Ángela Lamouth, al ver el área donde se construiría la nave textil, que hoy entrega el Gobierno a la Asociación de Mujeres Quisqueyanas.

Fotos

Se trata del cumplimiento de una promesa que hiciera el presidente Danilo Medina al grupo de mujeres, durante una Visita Sorpresa que realizada al municipio de Quisqueya, en el año 2013.
Con alegría realizan labores
Gran emoción reina en la nave de 1,003 metros cuadrados, en donde se observan  mujeres limpiando los pisos, lavando las puertas de cristal; esperando el momento en que el gobernante les entregue la obra, que para ellas más que una fuente de trabajo, constituye la materialización de un sueño.
Decenas son las máquinas de coser que hay en el amplio lugar, las que serán utilizadas por unas 200 mujeres de la referida asociación, para la elaboración de prendas de vestir y accesorios del hogar.
No están sentadas, ahora producen
 “Ya las mujeres no están sentadas en sus casas viendo novelas, están produciendo”,  manifestó Ángela, vicepresidenta de la Asociación, al tiempo que detalla que las mujeres procedentes de barrios y bateyes de ese municipio, ahora se dedican a la confección de sábanas, fundas de almohadas y mosquiteros.
Señala que por el momento el reto es buscar mercado para colocar las mercancías, mientras tanto venden las piezas en tiendas locales de San Pedro de Macorís.
Espacio productivo que llena de optimismo
 “Yo sabía coser, pero a través de la asociación me he perfeccionado y hago bellos juegos de cama, que al por mayor vendo a 650.00 pesos y por unidad a 800.00”, expresa Ramona Pequero Santana, madre de tres hijas y residente en el barrio La Higuereta, del municipio Quisqueya.
Ramona forma parte del grupo que laborará en la nueva nave, espacio productivo que la llena de optimismo. “Espero que el señor Jesucristo nos siga iluminado, tengo el deseo de arreglar la casa de mi mamá y terminar dos cuarticos que estoy construyendo”, dijo.
Más de lo esperado
Gracias a trabajo constante, en la actualidad la asociación tiene más de 400 juegos de sábanas a disposición de clientes, de igual forma tienen materia prima para la confección de más piezas.
Ambas mujeres emocionadas coinciden que la construcción de la nave textil es mucho más de lo imaginaron, primero porque nunca esperaban que el Presidente las sorprendiera con una Visita Sorpresa y segundo porque pensaron que el presidente ordenaría arreglar el viejo local que tenían, pero nunca pensaron en una construcción con las características de la que hoy disfrutan.
La nave textil fue construida por el Fondo Patrimonial de las Empresas Reformadas (FONPER), en terrenos donados por el Consejo Estatal del Azúcar (CEA) y actualmente las mujeres reciben la capacitación de parte del Instituto Nacional de Formación Técnico Profesional (INFOTEP) y el Instituto Nacional del Aguja (INAGUJA).