miércoles, 25 de mayo de 2016

Primeros pasos de Abinader

ENEMIGOS, AMIGOS.- Los enemigos políticos de Luis Abinader lo quisieran paciente, prudente, entregado, resignado ante lo que los franceses llaman “ fait accompli ”. El hecho consumado. Entienden que el ex candidato del PRM está muy salido de madre, y que esa rebeldía no le cuadra y finalmente podría hacerle daño, políticamente hablando. Pero no solo sus enemigos políticos. Otros observadores o interesados en la actual situación  piensan de igual manera.
Y la verdad es que Abinader no parece el Abinader de siempre. Se le nota agitado, acelerado, como si sobreactuara y no correspondiera a la calma que exige  la  escena. ¿Qué sentido tiene ser guapo después que termina la pelea? Y lo mismo: ¿De qué sirve mantenerse encima del cuadrilátero luego de sonar la campana y los jueces dar ganador al contrario? Los empresarios, por ejemplo, fueron a pasarle la mano, y no puede decirse que fuera un gesto hipócrita, pues desde sus inicios lo vieron como uno suyo, y en ocasiones levantaron tarima para que cantara más alto. El mismo Abinader se siente empresario, e incluso es posible que su desempeño público se iniciara en las diferentes entidades en que agrupan los hombres de negocio del país. Una especie de pasantía...
¿DESDE AHORA?.- Luis Abinader dio unas declaraciones que sonaron raras en su boca, pero más por la oportunidad. Dijo que el presidente Danilo Medina quiere mayoría o control del Congreso Nacional para modificar de nuevo la Constitución y reelegirse en el 2020. De que Medina quiere mayoría, la quiere ¿ pero para reelegirse ? No se explica, y menos se entiende, que se hable del 2020 si todavía las juntas municipales  no terminan de contar los votos del 2016. ¿Cómo en medio de tantos alegatos Abinader tiene cabeza para pensar en ese propósito o posibilidad? El presidente y candidato ganador podrá ser precavido, pero no tanto. La apreciación no deja de ser extraordinaria, todo un fenómeno, y el hecho de ser cierto, todavía más. Esto es, iniciar desde ahora la campaña del 2020, y como será igual que la que acaba pasar, reeleccionista, Medina será candidato, y Abinader también. Sería la revancha en pie en la mente de  un promotor de boxeo que guste de gran cartel...
¿REELECCION?.- Desde el principio pensé que ese 62% daba para muchas cosas, pero nunca para otra reelección. Danilo Medina parece tener la misma suerte de Joaquín Balaguer, a quien sus oponentes, en  ejercicio de perversidad política, creían descubrirle la seña y se les adelantaban anunciando su propósito, a todas luces malsano, de procurar un nuevo mandato. Ahora habrá que dedicarse a buscar indicios, y puede ser preguntándole, como se hizo con Hipólito Mejía, u observando su comportamiento, o el de sus más cercanos colaboradores. Por ejemplo, si José Ramón Peralta sigue haciendo encuestas. Se sabe que el presidente Medina reinicio las visitas sorpresa, que está inaugurando lo que no pudo en campaña y que en  una valla colocada no sé donde se habla del 2020. Los necios y los desaprensivos andan de la mano, y están de lado y lado. Esto es, que no se trata de un movimiento de distracción, algo lógico y necesario en la presente circunstancia, pues lo que menos conviene a Luis Abinader en estos momentos es que se caiga su entramado de lucha...
DEL OTRO LADO.- La verdad que el 2020 está en la cabeza de mucha gente, y no solo en la de Luis Abinader, al  denunciar el propósito de su oponente y presidente de hacerse con mayoría en el Congreso Nacional. Los seguidores de Leonel Fernández andan en lo mismo. Lo dicen y lo escriben. La maldad se mantiene dentro del PLD, y los compañeros que responden al Palacio Nacional la manifiestan de muchas maneras. En las pasadas elecciones, por ejemplo. Se denuncia lo de Roberto Salcedo en la capital, pero también lo de Kenia Mejía en el Seibo. De manera que Danilo Medina debe prepararse, pues tendrá oposición afuera, que sería lo más natural, pero igual adentro. La tea de la discordia no se apagó durante la campaña, la rivalidad se mantuvo viva, y parece que se agotó la cuota de disimulo. Ya se verá al paso de los días, cuando todas las cuentas estén claras, como el peledeísta que pierda acusará al compañero tal o cual de su derrota. Escríbanlo, júrenlo. Igual debe estarse atento al seguro nuevo gabinete, si solo se toma en cuenta la condición de peledeísta o se discierne y discrimina. Si habrá sombrero para los cabezas mochas...
Por Orlando Gil ;-
orlandogil@claro.net.do / @orlandogildice