viernes, 20 de mayo de 2016

¡A la guerra, soberanos!

“(... ) La lucha que debe librarse en lo adelante junto al pueblo es nacional y patriótica, de resistencia y liberación. (... ) Venció la imposición autocrática al servicio de agendas antinacionales y oligárquicas. (...) Estamos sumidos en una profunda crisis, la crisis de la conchupancia”.
Quien lee eso fuera del país sin conocer la realidad nacional, probablemente llegue a pensar que eso lo ha dicho un líder popular de gran arraigo y ascendencia convocando a la resistencia armada para combatir una dictadura sangrienta que ha conculcado la voluntad popular para imponerse mediante el fraude electoral.
... Pero no, es el candidato presidencial de la Fuerza Nacional Progresista, Pelegrín Castillo Semán, que sacó el 0.34 por ciento de la votación nacional y que hasta hace apenas siete meses fue ministro de este gobierno y pasó 22 años desgañitado defendiendo al PLD, a Leonel Fernández y a Danilo Medina.
Para él, Danilo no ganó las elecciones del domingo, sino que se impuso con “una estrategia de avasallamiento y entronización que camina hacia un peligroso ejercicio autocrático del poder”, y el país perdió quizás su última oportunidad para recomponer un sistema partidario en crisis.
De paso, arremetió contra “los sectores sociales” que no se comprometieron pese a que estaban conscientes de la importancia del proceso electoral. Él no los cita, pero se refiere a los mismos “sectores sociales” con los que él contaba para ganar las elecciones...
... Es, probablemente, lo único que explique su vaticinio en el sentido de que Danilo iba a recibir “una derrota sorpresa”.
...Duele, compañero
Junto a Pelegrín y su partido FNP cayó derrotado con menos del 3 por ciento de los votos su hermano Vinicito, que se postuló a la senaduría del Distrito Nacional y obtuvo menos sufragios que “El Príncipe” Karim Abu’Naba, un aparecido que corrió por la alcaldía de la misma demarcación en el partidito PDI.
El discurso de “Los Vinchos” --como se les conoce a los dos hermanos por su condición de hijos del doctor Marino Vinicio Castillo, el fundador de la FNP--, fue el más violento a lo largo de toda la campaña contra la reelección de Medina, a la que se opusieron desde un principio y por lo que renunciaron al gobierno.
El propio doctor Castillo renunció como presidente de la Comisión de Ética, Pelegrín resignó el ministerio de Energía y Minas y otros connotados dirigentes también abandonaron el gobierno, algunos de ellos rechinando los dientes como el doctor José Ricardo Taveras, que tuvo que salir de Migración.
Gente valiosa de esa agrupación se negaron a asumir el discurso agresivo de “Los Vinchos”, como el empresario Pascual Prota, que prefirió abandonar el partido.
La sensatez de otros...
Guillermo Moreno y Minou Tavárez criticaron con dureza el proceso electoral, sobre todo el escrutinio de la Junta, pero jamás llegaron al extremo de echar un grito de guerra como Pelegrín Castillo.
Moreno, al contrario, resaltó la representación que tendrá su partido en el Congreso con Fidelio Despradel como diputado nacional. Claro, la FNP sólo sacó una representación municipal en La Ciénaga, de Barahona.
Minou tampoco tiene representación en el Congreso porque obtuvo apenas el 0.34 de los votos --el 0.01 menos que Pelegrín, cabeza con cabeza en la cola--, pero al menos no ha convocado todavía a la guerra popular de “Los Vinchos”...
Por César Medina ;-
lobarnechea1@hotmail.com